22/11/18

Así puedes identificar a una persona tóxica

Así puedes identificar a una persona tóxica

Así puedes identificar a una persona tóxica

La baja autoestima es causa y efecto de las relaciones tóxicas que una persona tiene en su vida

elperiodico.com

El ser humano se consolida como un ser social, no solo por motivos de supervivencia o utilitariedad, sino también como forma de alcanzar un pleno desarrollo en todas las áreas. Sin embargo, una mala adaptación social basada en el egoísmo, con una base insegura, hace desarrollar en determinadas personas una conducta que castiga a todo su alrededor.

Las personas tóxicas influyen negativamente en su círculo cercano, aunque no siempre se identifican a la primera. Para ello, debemos basarnos en determinados rasgos que nos señales si realmente estamos al lado de alguien que es mejor evitar.
Tipos de personas tóxicas

Las personas tóxicas se caracterizan principalmente por tener un patrón negativo de comportamiento generalizado. Aunque varían de un ambiente a otro, suelen mostrar siempre aspectos negativos que les delatan y que afectan a quien está al lado.

Las personas tóxicas, dentro de unos rasgos comunes, tienen también una serie de diferencias que hacen que nos podamos encontrar con 7 tipos distintos:

  • Manipulador.
  • Maltratador.
  • Egoísta.
  • Envidioso.
  • Dictador.
  • Neurótico.
  • Psicopático.


Rasgos tóxicos

Las personalidades tóxicas tienen la capacidad de consumir nuestra energía, minando nuestra autoestima y logrando que acabemos teniendo problemas emocionales o psicológicos. Aunque solemos verlo cuando ya parece ser tarde, muestran realmente desde el principio una serie de rasgos que nos pueden ayudar a identificarlos y tomar la decisión que nos haga escapar de esa situación.

¿Qué rasgos definen a una persona tóxica y cómo podemos identificarlos desde el primer momento?

1. Pesimismo

Las personas tóxicas tienen una mayor tendencia al pesimismo. Una visión negativa sobre el futuro o sobre las consecuencias de determinadas acciones. Ven siempre el lado oscuro y culpabilizan a aquel que trata de hacerles cambiar de opinión. De hecho, suelen ver como una ofensa que se les contradiga.

2. Victimismo

Ellos son la víctima en todas las situaciones. No asumen la responsabilidad de sus acciones ni toman el control de su vida. Creen que son la consecuencia de todo lo que los demás le han ido haciendo desde la infancia.

3. Ausencia de empatía

Uno de los rasgos que mejor les define es la falta de empatía. Aunque son capaces de ver el daño que pueden causar y de una forma racional entienden el sufrimiento, no son capaces de sentir todo aquello que acontece a los demás, ni lo positivo ni lo negativo.

4. Queja constante

Tienen una notable tendencia a la infelicidad, muchas veces premeditada. No son capaces de ser felices, es algo que está fuera de su zona de confort, y por eso se quejan continuamente. Además, en esta queja también aparece la envidia. Los demás tienen algo que yo no tengo y que no voy a tener jamás. Por eso nunca se van a alegrar por lo bueno que le pase a otra persona.

5. Poder

Todos sus rasgos y su comportamiento tienen un gran poder sobre las personas que lo rodean. Se coloca en el centro y mueve los hilos de los demás. Influye siempre de forma negativa y hace lo que sea para lograr lo que quiere.

6. Manipulación

Es su mejor arma. A través del victimismo o cualquier otro recurso hacen que hagas lo que quiere, siempre justificando que él sabe que es lo mejor para ti.

Las personas tóxicas van aprendiendo un patrón de comportamiento a medida que crecen y se van relacionando. Sin embargo, aunque es adquirido, y pueden suavizar sus rasgos, debemos ser conscientes que no tenemos ni el poder ni el deber ni la fuerza para poder ayudarles a cambiar. Muchas veces es esa esperanza las que nos mantiene a su lado, con graves consecuencias para nosotros mismos.