11/11/19

Si no entiendes el castigo, tal vez eres un psicópata [11-11-19]

Si no entiendes el castigo, tal vez eres un psicópata

Si no entiendes el castigo, tal vez eres un psicópata

opinza.com

La mayoría de crímenes violentos son cometidos por una pequeña minoría de personas, generalmente hombres, algunos que pueden tener el desorden de personalidad antisocial. Las personas con este problema tienen conductas de agresión, irresponsabilidad y riesgos desde cuando son pequeños, escribe Nick Haslam en Psyblog.

Entre este pequeño grupo, hay una importante minoría: los psicópatas.

Los psicópatas no tienen empatía, se comportan de forma manipulativa y les da trabajo entender las emociones. Su agresión es más premeditada que impulsiva y calculada para llegar a alguna meta. Empiezan cuando son pequeños y son más difíciles de rehabilitar.

La razón por las que los psicópatas se comportan como lo hacen todavia no se entiende. Puede estar vinculada con ansiedad o con el autocontrol. Estas explicaciones son vagas porque los psicólogos y psiquiatras no entienden porque los psicópatas no aprenden de las experiencias.

Aunque los psicópatas en televisión y en las películas son exitosos, la mayoría sufre las consecuencias de sus acciones y aunque el sistema judicial no los castigue, tienen que vivir con las consecuencias de su mal comportamiento. Aun así, a un psicópata real le da trabajo cambiar.

Un nuevo estudio usa neuroimágenes para tratar de entender porque los psicópatas no aprenden después de ser castigados. 32 hombres con desorden de personalidad antisocial que habían cometido un crimen grave como un asesinato o violación, así como 18 hombres sin historia criminal, fueron parte del estudio.

Los 50 hombres hicieron una tarea de reversión dentro de un escáner de resonancia magnética el cual grababa su actividad cerebral. Primero, los participantes vieron pares de imágenes, eligiendo una y ganando o perdiendo puntos por la respuesta correcta o incorrecta. Las decisiones correctas, así como incorrectas, fueron cambiadas de forma inesperada. Por lo tanto, las opciones anteriormente premiadas terminaron siendo castigadas y al contrario.

Los psicópatas no cometieron más errores en la tarea que el grupo antes ni después de la reversión.

Lo que cambió fueron sus respuestas neurales a los errores después de la reversión fueron diferentes a los de los otros sujetos. Comparado a los sujetos no psicópatas, los psicópatas mostraron una más alta reacción en unas regiones del cerebro cuando fueron castigados por estos errores. Estas regiones cerebrales estan involucradas con la evasion de los resultados negativas y las respuestas a los cambios inesperados.

Estos hallazgos pueden indicar que los psicópatas responden de una forma anormal a la predicción de errores, donde esperan una recompensa pero reciben un castigo. Parece que los psicópatas se alteraban más por perder puntos que el resto de los sujetos en el estudio.

Esto es parte de la creciente evidencia de que hay algo anormal sobre cómo estos individuos procesan el castigo y la recompensa.

10/11/19

La trampa de la adulación manipuladora [10-11-19]


La trampa de la adulación manipuladora

La trampa de la adulación manipuladora

La adulación manipuladora se vale de la vanidad de nuestro ego o nuestro buen corazón para sacar provecho de la situación y beneficiarse a nuestra costa, para luego dejarnos atrás


La adulación manipuladora no es un halago sin intenciones nocivas, sino que hay un interés camuflado bajo una alabanza o un comentario positivo.

A todos nos encanta que nos digan lo buenos que somos y lo bien que lo hacemos todo.

Sin embargo, hay veces en las que nos dejamos llevar por estos halagos sin ser conscientes de que deberíamos abrir los ojos para percibir sus verdaderas intenciones.

En ocasiones, las personas con una baja autoestima necesitan este tipo de adulaciones. Las perciben como un reconocimiento de sus méritos porque ellas viven de la aprobación ajena.

No obstante, esto es peligroso, ya que pueden caer en una terrible trampa.


Ser conscientes de la adulación manipuladora

A continuación, dispondremos algunos ejemplos de situaciones reales donde la adulación manipuladora está presente.

Te darás cuenta de que, en más de una ocasión, nos dejamos llevar por esas palabras bonitas que, en realidad, nos están señalando hacia dónde dirigirnos en función de lo que quiere el otro.


¡Qué buena persona eres! Oye te quería pedir…

Esto es muy habitual. Seguido de un halago hay una petición que, difícilmente, podrás rebatir. Cuando te lanzan una palabra positiva, si te niegas a lo que te piden, quedarás mal.

Es decir, si te dicen “qué bueno eres” y después te niegas a hacer lo que te solicitan, entonces ya no serás tan bueno y la otra persona se decepcionará.

Esto es lo que se pretende con este tipo de enunciados. Sin ser consciente de ello, se instalará en ti un sentimiento de culpa que te instará a hacer lo que el otro quiere.


Tú que eres tan compresiva, ¿verdad que tengo razón en…?


En algunas ocasiones, la trampa de la adulación manipuladora se caracteriza porque una persona quiere sentirse apoyada en determinada opinión que tiene sobre una situación.

Por ejemplo, si está criticando a un amigo afirmando que sus actos no los ve bien por esto y por aquello, utilizará un halago antes de preguntarte qué piensas tú.

Tras una adulación te será muy difícil negarte a ponerte de su parte, aunque sepas que está equivocada. Sin embargo, no quieres decepcionarla.

De nuevo, está presente una manipulación encubierta.


Lo siento, eres tan bondadosa


Las personas que utilizan la adulación manipuladora a veces lo hacen con el objetivo de que una persona a la que han dañado les perdone.

Para ello, le lanzan palabras hermosas para que la otra persona se sienta superior y considere que se puede perdonar el error. Al final, ¡todos somos humanos!

No obstante, hay que tener los ojos muy bien abiertos, pues en la mayoría de las ocasiones este tipo de personas no buscan recuperar la relación, sino los beneficios que esta les aportaba.


Me encanta poder confiar en ti

En este caso, no significa que no se pueda confiar en nadie, pero sí hay que tener cuidado porque muchas personas buscan ganarse tu confianza a través de halagos para, después, clavarte un cuchillo por la espalda.

Esto lo suelen hacer aquellos que te utilizan para lograr un fin concreto que solo les compete a ellos. Te necesitan para llegar a donde quieren pero, una vez en la meta, te pisarán y te darán la espalda.

Ten mucho cuidado con este tipo de adulación manipuladora, pues te destroza, te rompe y puede dejarte heridas en el corazón difíciles de cicatrizar.

Es difícil percatarse de una adulación manipuladora.

En algunos casos, solamente la experiencia nos proporcionará las herramientas necesarias para saber abrir los ojos y no dejarnos embaucar por una palabra que ensalce nuestro ego.

Cuando te halaguen con exageración, cuando te resulte incómodo que te lancen palabras que describan todo lo positivo que haces o tienes, ¡estáte alerta!

No te dejes llevar por esa sensación tan positiva de que están reconociendo tus méritos.

La adulación manipuladora está mucho más presente de lo que pensamos. Lo que pasa es que a todos nos gusta recibir halagos por parte de los demás.

Eso sí, no vale la pena ese momento tan gratificante si después vamos a salir dañados debido a una manipulación encubierta de la que no nos hemos dado cuenta.

9/11/19

6 señales de que no fuiste un niño suficientemente querido [9-11-19]

6 señales de que no fuiste un niño suficientemente querido

6 señales de que no fuiste un niño suficientemente querido

Hay seis señales cruciales de que alguien no era lo suficientemente querido como niño que cada persona debería prestar atención.

conocersalud.com

Estas seis señales son indicadores de que una persona no era queerida cuando era niño. Mientras que muchos de nosotros fuimos bendecidos con un ambiente amoroso durante nuestros años más jóvenes, otros muchos no han sido tan afortunados. Estos seis indicadores son cruciales para notar si una persona fue lo suficientemente amada o no cuando era niño.


1. Cuestiones relativas a los apegos

Las personas que no tuvieron una infancia amorosa a menudo terminan con problemas graves de apego. LiveStrong escribe que los niños que no tienen “apego seguro” muchas veces no desarrollan las habilidades que se necesitan para construir relaciones saludables.


2. Falta de seguridad

Si usted no era amado cuando era niño probablemente tenga un problema severo de seguridad como adulto. Las personas que no recibieron suficiente amor cuando eran niños raramente tienen seguridad en sí mismas. Psychology Today dice que este tipo de personas no saben que son adorables o merecen atención por la falta de atención y amor que recibieron cuando eran niños.


3. Relaciones indiscriminadas y dependientes


Los que no han sido amados como niños a menudo forman relaciones poco saludables como adultos. Esto puede mostrarse como “lazos indiscriminados” con adultos más adelante en la vida. Las personas que no fueron amadas como niños tendrán un apego malsano a cualquiera que les muestre la menor cantidad de atención según LiveStrong.


4. Incapacidad para establecer cualquier límite

Alguien que ha tenido una falta de amor en la infancia no siempre sabe dónde poner los límites. De acuerdo con Psychology Today, estas personas terminan por se complacientes con la gente. Harán todo lo que puedan para mantener una relación en contacto y eso significa que los límites son inexistentes para las personas que no recibieron suficiente amor.


5. Falta de confianza


Aunque las personas que carecieron de amor durante la infancia a menudo se vuelven pegajosas, una cosa que no pueden hacer es confiar en las personas. LiveStrong escribe sobre el impacto de la falta de amor durante la infancia en la salud mental de una persona y dice que a menudo carecen de confianza. De acuerdo a Psychology Today estas personas siempre tendrán “problemas de confianza” y tendrán dificultad para aprender a confiar en ti.
 

7/11/19

Cómo identificar a un psicópata en 10 sencillos pasos [7-11-19]

Cómo identificar a un psicópata en 10 sencillos pasos

Cómo identificar a un psicópata en 10 sencillos pasos

elpsicoasesor.com

Idenficar a un psicópata no es una tarea sencilla. Esto porque un psicópata esta formado por una construcción de la personalidad que forma un conjunto de características que describen a alguien que es encantador, manipulador, emocionalmente despiadado y potencialmente criminal.

Los psicópatas están en todas partes. Lo dificil de saber quien lo es ya que los psicópatas tienen el don de esconderse a plena vista, sin embargo. Muchos parecen normales y acogedores en la superficie. Al evaluar algunos patrones básicos de personalidad, observar el afecto emocional de la persona y prestar atención a sus relaciones, se puede aprender a detectar a un psicópata entre la sociedad, empleados de una empresa ó bien en la escuela o colegio.


Cómo identificar a un psicópata

A continuación describiré 10 puntos principales para lograr identificar a un psicópata, empecemos:

1 - Buscar que no utilice una mascara
En psicología, sabemos que las personas utilizan las llamadas “mascaras” que son los que utilizan para esconder su verdadera personalidad. Con los psicópatas pasa lo mismo, la diferencia es que ellos lo utilizan como profesionales. Un psicópata simplemente influyen en los demás para que les gusten de modo que sean más flexibles a la manipulación más adelante. Por lo regular este tipo de personas irradian un aire de confianza que atrae naturalmente a otros hacia ellos. Probablemente tengan un trabajo estable con relativo éxito. Por lo que es necesario darle confianza de poco a poco para conocer sus verdaderas intenciones.

2 - Buscar si es alguien con aires de grandeza
Los psicópatas a menudo creerán que son más inteligentes o más poderosos de lo que realmente son. Les gusta acoplarse a personas exitosas y poderosas porque aumenta su propio estatus. Creen que se les debe un trato especial sobre los demás.

Su inflado sentido de auto importancia a menudo conduce a una grieta en su máscara de normalidad. Por lo que uno de los síntomas de los psicópatas es sentirse superior a los demás.

3 - Algunos psicópatas son impulsivos e irresponsables
Los psicópatas son famosos por su negativa a reconocer la responsabilidad de las decisiones que toman o los resultados de sus decisiones. De hecho, una negativa a ver los resultados del mal comportamiento como algo que tiene que ver con uno mismo.

Son egocéntricos, actúan según un capricho basado en su propio estado emocional. Hacen lo que quieren, cuando lo desean. Esto puede provocar que hagan trampa, mientan y roben, simplemente porque sí.

4 - Detestan seguir las reglas o las normas
Los psicópatas detestan la autoridad y típicamente se ven a sí mismos como superiores a los demás, por lo que no aceptan que alguien más los dirija. Tal vez esta es la razón por la que aproximadamente el 25% de los delincuentes masculinos tras las rejas califican como psicópatas. [5]

5 - A menudo exhiben conductas delictivas
Los psicópatas a menudo exhiben conductas delictivas en su juventud, incluidos los comportamientos agresivos h1acia los demás. Además, es posible que no reaccionen ante la angustia o el castigo como lo harían otros jóvenes.

6 - Carecen de moral 
En general, los psicópatas carecen de cualquier tipo de brújula moral. Harán todo lo que necesiten para avanzar, y realmente no les importa a quién lastimen en el proceso. Por ejemplo, es poco probable que un psicópata viva por un “código” como lo hacen otros.

7 - Sus sentimientos son frios y no muestran emotividad 
Los psicópatas tienen respuestas emocionales superficiales y no reaccionan normalmente ante la muerte, lesiones u otros eventos que causarían una respuesta negativa profunda en los demás.

8 - No tienen sentimiento de culpa
Las personas con psicopatía tienen una ausencia general de culpabilidad o remordimiento. Un psicópata puede fingir culpa por el mal comportamiento con el fin de manipular a una persona para que no se enoje.

9 - No acepta que se ha equivocado 
Un psicópata nunca admitirá genuinamente estar equivocado o admitir errores y errores de juicio. Cuando se presionan, pueden admitir haber cometido un error, pero manipulan a los demás a fin de evitar cualquier consecuencia.

10 - Expertos en la manipulación de las emociones
Los psicópatas son expertos en manipular sus emociones e inseguridades para que los vean como la víctima. Esto ayuda a bajar la guardia y te hace vulnerable para una futura explotación.

Por ultimos es importante mencionar que los psicópatas son identificados como extremadamente astutos en el área de manipulación por lo que usan mascaras para poder lograr sus objetivos.

6/11/19

Cómo detectar psicópatas [6-11-19]

Cómo detectar psicópatas

Cómo detectar psicópatas

No todos los criminales son psicópatas ni todos los psicópatas son criminales. Veamos cualidades de personalidad que evidencian a un psicópata.

taringa.net

El cine, sobre todo el proveniente de Hollywood, nos ha condicionado a asociar psicópatas con asesinos sedientos de sangre, pero veremos que algunos de los rasgos más comunes que se encuentran en las personalidades con un alto nivel de puntaje en la escala psicopática no son específicamente negativos. Quizá te sorprendas al ver que posees alguno de ellos. Los examinamos:

1. Falta de empatía

Un psicópata no puede sentir lo que sienten los demás. Un individuo con personalidad psicópata entiende sus sentimientos pero no los siente. Así, si te ven llorando a causa de la muerte de un ser querido, mostrará cierta compasión, pero no porque sienta una empatía emocional real, sino solo por complacerte o por pura cortesía.

2. Poder de manipulación

Según The Sociopathic Style, el psicópata es capaz de reconocer de qué cuerda debe tirar o qué botón es el que debe pulsar para engañar a otras personas, manipularlas y hacerles creer lo que sea necesario para obtener un beneficio personal sin preocuparse del impacto que esto pueda tener en los demás o en sus sentimientos.

3. Irresponsabilidad

El comportamiento impulsivo y la irresponsabilidad forman parte de su estilo de vida. Un psicópata nunca admitiría sus errores y son capaces de volverse iracundos con cualquiera que les acuse de algo. El objetivo de este comportamiento es conseguir que el que acusa reflexione sobre ello y acabe sintiéndose culpable por haberse quejado o por haberle hecho responsable de algo.

4. Narcisismo

El narcisismo es una cualidad con mucho peso. Los psicópatas generalmente se ven a sí mismos como más inteligentes, más poderosos y más valiosos que cualquier otra persona sobre la faz de la tierra. Suelen tener una extravagante percepción sobre sí mismos, pensando que el mundo gira en torno a ellos mismos.

5. Mentirosos patológicos

La mentira es su arma del día a día. Los psicópatas tienden a mentir continuamente. Sus vidas conforman una interminable tela de araña de mentiras. Las mentiras pueden encuadrarse en muchos niveles: de niveles moderados hasta niveles exacerbados de mentiras.

6. Encanto superficial

Los psicópatas suelen ser encantadores y tener cierto atractivo puesto que su carácter es extrovertido, decidido y valiente. En ningún caso son tímidos ni temerosos de hacer o decir lo que quieran, lo que puede ser malinterpretado como una alta autoestima. Sus miradas siempre son inquisitivas.

7. Falta de remordimientos

Los psicópatas no se sienten culpables por el sufrimiento y el dolor que infligen a otros, o por cualquiera de sus acciones en general. La desazón o la pesadumbre no están en su vocabulario.

8. Se aburren con facilidad

Los psicópatas tienen una necesidad irrefrenable de sobredosis de adrenalina, pues se aburren con facilidad, por lo que siempre están buscando situaciones en las que la excitación y la emoción sea el factor común.

9. Acoso o Bullying

Abusones de libro. Los psicópatas suelen hostigar a aquellos que no les aportan algún beneficio, lo que implica que subordinados, ancianos, niños o, en la mayoría de los casos, animales, se conviertan en víctimas. Disfrutan ejerciendo su poder sobre los más frágiles. Intimidar o escupir palabras es lo suyo.

10. Poder y control

Ya hemos visto que los psicópatas tienen una necesidad obsesiva por ejercer poder y control sobre otros. Sumado a esto, también son unos obsesos del control. Todo debe hacerse de la manera en la que deseen o han expuesto.