17/10/18

Demonios disfrazados [17-10-18]


Demonios disfrazados
Demonios disfrazados


Comentario: La siguiente historia es un ejemplo sincero, personal y dramático de la psicopatía presente en una situación "normal" de familia. Muchas personas podrán identificarse con gran parte - o incluso completamente - de esta historia y podrán saber de esta miserable pero invaluable experiencia cómo un solitario psicópata puede victimizar a tantas personas, apoderarse de los sistemas sociales y legales, y arreglárselas para que la principal víctima cargue con el problema. La historia de supervivencia de Vida, claramente revela la saña de la psicopatía a un nivel interpersonal, y debería dejarnos a todos con algo que pensar sobre el daño que puede ser ocasionado por psicópatas más poderosos en posiciones de autoridad.

"Está en tu cabeza, ¡siempre ha estado en tu cabeza! ¡Simón es un buen hombre!" Pero incluso si miles de personas creen, mienten y se levantan para defender al depredador, sigue siendo una mentira. Y sí, tales confrontaciones tienen sus consecuencias, emocionales y físicas, y Simón mantiene la cuenta y se deleita cada vez que inflige daño. De hecho, Simón planeó la confusión psicológica, ansiedad, estrés y aflicción que surgía cada vez que mis hijos, amigos, y familia me atacaban. Corrieron lágrimas, la motivación menguó, y el insomnio llegó; pronto, un amplio rango de síntomas me advirtieron sobre las condiciones crónicas que resultarían de todo esto si no trataba estos problemas.

Debido a esto, me vi forzada a enfrentar a mis demonios y hacerme presuntas difíciles: ¿Cómo es que mis hijos mayores pueden olvidar quien soy y lo que represento? ¿Cómo es que una relación parental puede volverse tan tóxica de repente? Me llevó años entender las oscuras y brutales fuerzas que alteraron mi vida, mis relaciones y circunstancias. Tuve que cuestionar e investigar sobre mis creencias más profundas, ya que creía en el bien inherente en todas las personas. Esto fue, sin duda, la mentira más dañina de mi formación. Ahora, entiendo que los psicópatas se deleitan al infligir daño y dolor; su deporte es buscar una presa fácil.

Mientras buscaba la verdad, me encontré con libros que explicaban y validaban mi conocimiento interno e intuición. El Dr. Robert Hare afirma que con al menos dos millones de psicópatas en Norte América, virtualmente todos caerán víctima de un depredador en algún momento de su vida (Sin conciencia pag.2.) Kevin Hogan y James Speakman explica las técnicas de Persuasión encubierta, y Amy J.L. Baker escribió Rompiendo las ataduras que nos sujetan, que menciona como los niños pueden ser programados y condicionados para actuar como pequeños soldados en contra del padre elegido. Los psicópatas parecen entender muy bien estas estrategias; quizá son innatas. Por lo tanto, tenga cuidado: el depredador lo escogerá cuando esté en el punto más bajo, entonces él o ella sentirá lo que usted necesita y se lo dará. Él o ella usará estrategias de manipulación mental en la forma de sublimaciones, programación neurolingüística y otros recursos retóricos. Tu propia moral y valores serán usados para controlarte y mantenerte cautivo. Una vez atrapado, el psicópata se alimentará de ti, infligiéndote un daño irreversible y devastación; nunca serás el mismo. Esta es la historia de mi desaventura.

Mi experiencia comenzó a los 26 años, era la madre soltera de tres niños. Provengo de una familia severamente disfuncional; mi padre era esquizofrénico y mi madre era bipolar; esto sería usado después por el psicópata para respaldar sus afirmaciones de mi inestabilidad mental. Para empeorar las cosas, entre 1981 y 1983, murió mi madre, mi prometido y mi mejor amigo. Mi mundo estaba hecho trizas y metafóricamente estaba destrozada y me estaba desangrando. La sangre atrae a los depredadores, así como el dinero y las posesiones. Debido a que mi madre venía de una familia adinerada, el asunto fue impugnado, disputado, y llevó años arreglarlo. Pronto, un hombre atractivo que aseguraba ser artista, como mi hermana, entró en mi vida, y como ella, era encantador, articulado, divertido, y muy inteligente. Parecía saber todo sobre los eventos mundiales, problemas de mujeres, y como entretener a los niños. Podía añadir dinamismo a cualquier conversación, parecía saber un poco de todo.

Me comentó cómo una de mis hijas le recordaba a sus hijas gemelas. Parecía encontrármelo por toda la ciudad. Él dijo que nuestro destino era casarnos, y me suplicó que le permitiera acabar con el dolor en mi corazón. Dijo que era como si conociera a mis hijas y a mi de toda la vida y que todo lo que quería era proveernos la seguridad y felicidad que merecíamos. Entonces, nos invitó a visitar a sus familiares; personas agricultoras, tan íntegras como los campos que cultivaban. Confundiéndolo con un ángel, acepté y me casé; después de todo, era como mi hermana.

Los seis años de nuestro matrimonio se desarrollaron en una pradera muy aislada. Fui llevada allí en un estado de letargo después de la muerte de nuestro primer bebe. Ahí nacieron otros dos, un hijo y una hija. También yo me encargaba de la mayoría del trabajo en nuestra tienda, mientras él se encargaba de asuntos de "relaciones públicas". Nuestro matrimonio se deshizo después de la distribución de los gastos de la propiedad. Afirmó ser impotente y se iba toda la noche, y después de negarse a ir a terapia, me sugirió que buscara un amante. Pronto, crueles rumores comenzaron a circular en el pueblo. Aunque nuestro matrimonio se acabó, Simón afirmó que todavía me amaba y me suplicó que le diera custodia compartida. Esperando una separación amistosa como la que tuvo con su primera esposa, y creyendo que los padres deberían tener un lugar sólido en la vida de sus hijos, yo acepté.

Después de un acuerdo de separación atestiguado por un abogado, dejé que Simón se fuera con mis hijos durante el año escolar para alejarlos de los rumores del pueblo y las bromas en la escuela, para mostrar buena fe hacia la custodia compartida, para estabilizar mis circunstancias, y para mover nuestro futuro hogar a una finca. Sin embargo, tan pronto entraron a la escuela en una provincial diferente, Simón comenzó a difamarme ante los niños, mi familia, y mis amigos. Era tan convincente que muchos creyeron sus mentiras. Una de sus estrategias era molestar a los niños hasta que lloraban, para luego ponerlos al teléfono a mitad de la noche para convencer a una persona en específico de que yo estaba fuera de mis cabales. Entonces, a su vez, ¡lograba que los que creían en sus mentiras reforzaran sus mentiras a mis hijos! Mi abogado me dijo que, debido al acuerdo, tendríamos que atravesar el sistema de justicia para poder estar con mis hijos de nuevo. Como algunos sabrán, este es un proceso bastante largo. Además, Simón tomó ventaja de todo el año escolar para limitar mi acceso (aunque el acuerdo claramente decía "acceso libre".) y para continuar si campaña de difamación en mi contra. También usó a los niños como peones para presionarme y obtener dinero y bienes materiales. Sin poder entender su comportamiento y bajo el consejo de su tía, que estaba preocupada, comencé a hablar con sus amigos para descubrir que aunque había pretendido ser el padre de gemelas de una relación anterior, la mujer y las niñas a las que él llamaba periódicamente eran, de hecho, solo amigos. ¡Había mantenido este engaño por seis años! También se había ido con el dinero de mi herencia. Mientras estaba embarazada y en el hospital durante un mes debido a una placenta previa, coloqué mi herencia en una cuenta bancaria compartida para que él pudiera quedarse en casa, pagar las cuentas y cuidar a los niños. A mi regreso, me explicó que no tenía dinero porque había pagado todas nuestras deudas. ¡Después de que se fuera descubrí que no había pagado ninguna, todas estaban vencidas!

Al final del año escolar, basado en lo que él había escuchado sobre mí, un investigador de la corte recomendó que se le diera custodia completa a Simón, aunque solo era el padre natural de dos de los cinco niños. Debido a la conducta inapropiada que había atestiguado durante una visita bastante limitada, sospeché que Simón abusaba sexualmente de los niños. Aunque sé que algunas mujeres sin escrúpulos juegan esta carta para ganar ventaja en la custodia, puedo asegurarles que esto no fue un pretexto. Fui engañada y manipulada, y estaba preocupada auténticamente por el bienestar de mis hijos al darme cuenta que Simón no era el hombre que pretendía ser. Confronté a mi hija mayor y le pregunté si alguna vez Simón la había tocado sexualmente. Se quedó callada. Continué diciéndole que después de que él obtuviera la custodia, la explotación sexual aumentaría y que no podría ayudarla. Entonces relató numerosos incidentes donde él entraba al baño y a su cuarto de manera inesperada, para hacer crudos comentarios sobre su desarrollo sexual. En dos ocasiones distintas, había acariciado sus senos mientras dormía. Llamé a la policía y tomo su testimonio por largo tiempo. Sin embargo, se levantaron los cargos un año después de que hiciera el trabajo de la RCMP (policía montada de Canadá). Descubrí que debido a que yo era vista como una "participante resentida involucrada en asuntos de custodia", la RCMP le creyó a Simón, lo que evitó que lo reportara al Buró de Protección Infantil donde, de hecho, una persona externa había levantado un reporte. Aunque Simón estaba en una posición ventajosa, se desapareció, y sin duda alguna, estaba involucrado en un estilo de vida criminal, viviendo bajo el radar de la RCMP...

Ahora, 20 años después, descubrí que había una "detención de procedimientos". Esto forzó algunas preguntas:

- ¿Un pervertidor de menores se sale con la suya porque la RCMP no puede localizarlo?

- ¿Esto lo hace menos peligroso cerca de los niños?

- ¡¿Por qué no fui notificada?!

Solo puedo concluir que Simón debe tener amigos con altos cargos, porque en Diciembre de 1991, Canadá firmó y ratificó la Convención de los Derechos del Niño en la ONU. Como miembro ratificado, esto convierte a Canadá en un país internacionalmente responsable en lo relacionado a su legislación universal sobre los derechos de los niños y los jóvenes. En lo que respecta a abuso infantil, no existe un estatuto de limitaciones en Canadá. Entonces ¡¿por qué estos cargos se suspendieron?! Opino que la RCMP y el fiscal le dieron una licencia de depredador sexual para que continuara dañando a los niños y por esto desafío su decisión.

No había escuchado sobre el Síndrome de Alienación Parental (SAP) hasta hace un par de años. Sin embargo, claramente describe lo que Simón le hizo a los niños. Mis hijos nunca fueron los mismos; aún creen en muchas de sus mentiras y verdades retorcidas y me ven como irrazonable. Piensan que mi comprensión de la situación es deficiente. Esto aún afecta nuestra relación. Ahora entiendo que la programación SAP se vuelve parte de la memoria de los niños/sistema de creencias y, trágicamente, pueden llevarlo toda la vida. Esto al menos me permite ser más paciente y me ayuda a entender sabiendo que también son víctimas. Sin embargo, ahora me preocupa que el abuso de Simón será perpetuado hasta mis nietos. La familia ampliada también exhibe estos síntomas ya que fueron programados de la misma manera con las mismas creencias.

Algunas de las estrategias SAP usadas por Simón incluyen:

- Molestar a los niños, ponerlos al teléfono para hacer enojar a los familiares, y después usarlos para reforzar la alienación parental en los niños al cuestionar mis motivos, integridad y cordura.

- Convencer a los niños de que no contribuía económicamente a pesar de las grandes cantidades para pagar las dudas de Simón y el generoso apoyo infantil que ni siquiera fue requerido por la corte.

- Hacer que los niños me pidieran dinero y acusarme de no contribuir, actuando a beneficio del abusador.

- Describirme como una mujerzuela a pesar de su propia promiscuidad; había dejado embarazada a una chica de 20 años ese invierno, ¡A pesar de su "impotencia"!

- Amenazar con salirse de la vida de mi hija de 8 años, si me visitaba durante la estadía de mi nueva pareja.

- Mantener a los niños ocupados durante mis llamadas telefónicas designadas, organizando salidas y actividades.

- Restringir mis visitas y, de nuevo, usar a mis hijos como niños soldado para justificarlo...

- Convencer a mis hijos de que no los quería o que no me preocupaba por ellos.

- Corromper a los niños y enseñarles que mentir, engañar y manipular son "comportamientos normales y aceptables".

Todo esto es consistente con el SAP y es descrito en cartas y afidávit de ese periodo de tiempo.

Es fácil volverse resentido y cínico cuando experimentas traiciones y abuso. ¡También es fácil dudar de nuestras propias percepciones y facultades mentales cuando aquellos que amas tratan de convencerte de que "estás paranoica y necesitas ayuda!"

Sin embargo, nunca lo creas. Investiga, trabaja a través del proceso, permanece fuerte y confía en tu intuición. También sobrevivirás y te volverás más sabio y fuerte al hacer sobrevivido todo eso. Y por cierto, si has resistido tales injusticias y comprendes lo que he pasado, bienvenido a los despiertos e iluminados. ¡Persistiremos!

Trabajos citados:

Hare, Robert D., Without Conscience (Sin conciencia), The Guilford Press, 1999

Hogan Kevin y Speakman James, Covert Persuasion (Persuación encubierta), Nueva Jersey, John Wiley & Sons inc. 2006

Baker J.L. Amy escribió Breaking the Ties that Bind (Rompiendo las ataduras que nos sujetan), Nueva York, W.W. Norton & Company, 2007

15/10/18

Narcisismo y Amor [15-10-18]


Narcisismo y Amor
Narcisismo y Amor

Stefanie Wurst y sus colegas en la Universidad de Munster, encontraron algunas novedades para explicar la relación entre narcisismo y relaciones amorosas.

Casi cualquiera sabe que un narcisista es, en una definición reduccionista, alguien que se ama a sí mismo tan mal como ama a los demás. Una persona incapaz de amar a nadie que no sea él mismo. Alguien con tantas fallas de autoestima que su necesidad de ser grandioso es insaciable y que vive o muere psíquicamente en función de la opinión de los demás.

El grupo de investigadores alemanes decidió estudiar dos rasgos y su relación con la vida amorosa: la admiración narcisista y el concepto de rivalidad (Narcissistic Admiration and Rivalry Concept). La investigación revela que la relación con un narcisista tiene una trayectoria descendente: comienza con la infatuación que provoca una personalidad carismática y seductora como la del narciso o narcisa, pero el deslumbramiento inicial da paso a la decepción cuando entra en juego la excesiva necesidad del narciso de ser el número uno en todo, aunque tenga que destruir a los demás para lograrlo, incluyendo a su pareja. Uno de los rasgos más nocivos para la construcción de una relación amorosa y compasiva es la rivalidad; el deseo irrefrenable de dominar, tener la razón y ser siempre el protagonista.

En el corto plazo, muchas relaciones parecen viables y hasta bonitas. En el largo, la rivalidad narcisista se manifiesta en actitudes destructivas para el amor: incapacidad de perdonar los errores, tendencia a pelear por todo y una actitud crítica hacia la pareja la mayor parte del tiempo.

Son los rasgos opuestos los que permiten el éxito en una relación: generosidad, facilidad para perdonar, sensibilidad, apoyo y capacidad para cuidar.

Algunas preguntas de los cuestionarios utilizados durante esta investigación fueron las siguientes:

Dimensión Admiración:


1. Generalmente, soy muy hábil para tratar con las personas 2. Ser una persona muy especial me da fuerza 3. Soy grandioso

Dimensión Rivalidad:

1. La mayoría de las personas son, de algún modo, perdedores 2. Quiero que mis rivales fracasen 3. Casi no puedo soportarlo cuando otra persona es el centro de atención

Si fuera posible ver las respuestas a estas preguntas, de candidatos potenciales a pareja, con fuertes tendencias narcisistas, muchos saldrían huyendo.

En el inicio de las relaciones, la gente muestra sus cualidades y oculta sus defectos. Es con el paso del tiempo cuando los verdaderos rasgos del carácter tantos positivos como negativos se manifiestan con claridad.

Pienso en una pareja que se pelea por todo, que siempre minimiza los logros del otro, incapaces de reconocerse lo bueno, siempre compitiendo por tener la razón. Una posible explicación para este tipo de relación es el desafortunado encuentro de dos narcisos que luchan por tener el poder, torpes para perdonar, para reconocer sus errores y para apreciar el contar con un compañero de vida.

13/10/18

27 Señales poco conocidas de abuso psicológico

27 Señales poco conocidas de abuso psicológico

27 Señales poco conocidas de abuso psicológico

Las cicatrices de la crueldad psicológica pueden ser tan profundas y duraderas como las heridas de puñetazos o bofetadas, pero a menudo no son tan obvias. De hecho, incluso entre las mujeres que han sufrido violencia por parte de una pareja, la mitad o más informan que el abuso psicológico del hombre es lo que les está causando el mayor daño“, explica Lundy Bancroft.

conocermemas.com

Desafortunadamente, la mayoría de las víctimas de abuso psicológico no lo ven hasta que es demasiado profundo para salir fácilmente.

Aquí hay 27 señales de advertencia que deben tomarse muy en serio:

1. Cuando tu pareja es infeliz, tú siempre tienes la culpa.
2. Se enfadan si no contestas sus llamadas telefónicas, mensajes de texto o correos electrónicos de inmediato.
3. Ellos comparten tus secretos, momentos privados, temores, inseguridades o incluso experiencias sexuales con otros. Nada es seguro ni está prohibido.
4. Hacen que tus logros se sientan pequeños y sin importancia. Si tienes una carrera profesional, es probable que la trate como un pasatiempo.
5. Afirman saber siempre lo que es mejor para ti, y te presionan para que les permitas tomar decisiones que deberían ser tuyas.
6. Tu pareja a menudo te acusa de cosas que tú no hiciste.
7. Hacen “sugerencias” que no tienes otra opción que tomar. Tienes miedo de lo que pasará si no lo haces.
8. Tu pareja a menudo insinúa que están por encima de ti. Trata de hacerte sentir como si tuvieras la suerte de haberle atrapado y que no mereces ser su pareja.
9. Exigen ser incluidos en todos tus planes.
10. Se enfadan cuando bromeas sobre él, incluso cuando la broma es en privado y de una manera cariñosa.
11. Siempre ganan las discusiones. Siempre pierdes tú. No hay compromisos ni concesiones.
12. Tu pareja a veces te pone nombres o usa un lenguaje denigrante y ofensivo.
13. Tu pareja te castiga negándote sexo, afecto o incluso conversación.
14. Te critica en público, de maneras sutiles que sólo tú puedes ver – como una mirada desaprobadora.
15. Cuando tratas de expresar tus sentimientos, tu pareja los descarta por ser demasiado sensible o emocional.
16. Constantemente mencionan los errores que has cometido en el pasado.
17. Te prohíben ver a ciertos amigos o familiares. Si ellos no aprueban a un ser querido, esa persona está fuera de tu vida – sin importar la importancia que tengan para ti.
18. Desestiman tus ambiciones y metas. Te convencen de que tus sueños son impracticables, inalcanzables o incluso tontos.
19. Tu pareja mantiene el control total de las finanzas. A menudo cuestionan tus hábitos de gasto o te impiden hacer compras razonables.
20. Tienes miedo de fracasar delante de tu pareja.
21. Siempre necesita saber dónde estás y con quién estás. A veces hasta lo llega a comprobar.
22. Cuenta chistes a tu costa. Pueden ser personalmente insultantes, o hirientes de una manera más universal, involucrando sexismo o racismo.
23. Los fracasos personales y profesionales de tu pareja siempre parecen ser por tu culpa.
24. Controla las principales decisiones de tu vida, incluyendo las opciones educativas y profesionales.
25. Te encuentras cayendo en el perfeccionismo y el comportamiento obsesivo para evitar las críticas de tu pareja. Sin embargo, nunca parece ser suficiente.
26. Cuando estás con tu pareja, sientes que no puedes hacer nada bien.
27. Tu pareja piensa que es gracioso humillarte delante de la gente que te importa.

Si tu relación refleja esta lista, es probable que seas víctima de abuso psicológico.

Te instamos a que abandones la relación lo antes posible y busques ayuda para mantener tu bienestar emocional mientras lo haces.

11/10/18

Los riesgos de enamorarse de uno mismo [11-10-18]


Los riesgos de enamorarse de uno mismo
Los riesgos de enamorarse de uno mismo


El narcisismo, según las teorías psicológicas contemporáneas, es un rasgo de personalidad que se caracteriza porque el individuo suele centrarse en sí mismo, considerarse más atractivo e inteligente que los demás y comportarse de manera egoísta. Y también espera que los demás le tengan admiración.


Las fascinantes historias de la mitología explicaron, desde siempre, los fenómenos de la naturaleza y los diversos comportamientos humanos. La historia de Narciso es uno de estos casos. Se trataba de un joven muy hermoso pero vanidoso, que rechazaba a las mujeres que se enamoraban de él. Como sabemos, Narciso se enamoró de su propia imagen al verse reflejado en un arroyo. Y esta profunda fascinación hacia sí mismo lo embelesó, lo volvió insensible a todo su alrededor y así se dejó morir.

El narcisismo (de ahí su nombre), según las teorías psicológicas contemporáneas, es un rasgo de personalidad que se caracteriza porque el individuo suele centrarse en sí mismo, considerarse más atractivo e inteligente que los demás y comportarse de manera egoísta. También puede querer ser el centro de atención y esperar que los demás, sobre todo, le tengan admiración.

Ahora bien, el narcisismo se manifiesta dentro de un continuo. Algunas características, en su justa medida, pueden ser sanas y ventajosas, como la autoconfianza, el carisma y la predisposición al liderazgo. Pero, en su forma extrema y acompañado de dificultades para regular las propias emociones y conductas, pueden representar lo que se denomina “trastorno narcisista de la personalidad”. Las personas con esta patología presentan un sentido excesivo de autoimportancia y tienen fantasías de éxito que no son realistas. Asimismo, suelen estar convencidas de que son superiores y, en consecuencia, se enojan si no son tratadas de manera especial. Incluso, a veces, muestran falta de empatía y envidia intensa ante los logros de los demás.

El trastorno narcisista de personalidad puede expresarse a través de estos rasgos que mencionamos y que son los que popularmente se identifican con el narcisismo, como la extroversión, la extravagancia y la vanidad. Se trata de un tipo de narcisismo que se denomina “narcisismo descubierto”. Sin embargo, otra faceta del narcisismo se asocia con la introversión, la vergüenza, la baja autoestima, los sentimientos de menosprecio, de hipersensibilidad y de ansiedad. Es un “narcisismo cubierto”, que, generalmente, se orienta a la rivalidad, agresividad y devaluación de los otros.

Si bien parece tratarse de casos diferentes, ambos narcisismos comparten la creencia de que uno es especial en algún sentido. Su comportamiento intenta mantener una autoimagen positiva, sea a través de la autopromoción que busca la admiración y el orgullo o la autodefensa que protege de las críticas.

El narcisismo extremo, en cualquiera de sus formas, puede desencadenar cierta tendencia a la agresión, depresión y abuso de sustancias, a partir de la sensación de verse incapaz de lograr sus propias expectativas. La faceta vulnerable del narcisismo puede tener graves consecuencias porque quienes la padecen parecen tener mayor riesgo de sufrir malestar emocional y de presentar conductas autodestructivas e ideación suicida que los narcisistas grandiosos.

Aún se desconocen las causas del narcisismo. Presumiblemente, se debe a factores genéticos, biológicos y ambientales que interactúan dando lugar a un exagerado amor por uno mismo. El adivino Tiresias había profetizado el destino de Narciso al vaticinar que llegaría a viejo siempre y cuando no contemplara su imagen. A diferencia del contenido de esos mitos que proponían cierta predestinación, las personas podemos intentar vivir bien nuestras propias historias.