21/8/19

El psicópata, un depredador al que nadie ve venir [21-8-19]

El psicópata, un depredador al que nadie ve venir

El psicópata, un depredador al que nadie ve venir

Parece que la psicopatía "pesada", la que gusta de mancharse con sangre, está dejando sus marcas con un reguero de hechos conmocionantes para la sociedad. Hurlingham ahora, el anestesista de Palermo, el asesinato de Candela Rodríguez, el encargado Jorge Mangeri? Sin embargo, esta psicopatía no es más que otra de las expresiones de la psicopatía que nadie quiere ver o, al menos, que a muchos les cuesta ver: la psicopatía cotidiana.

El psicópata que está entre nosotros disfrazado de "persona común y corriente". Aterra este concepto, el de que el depredador deambula disimulado entre nosotros y que en algún momento nos hará sufrir o, incluso, nos matará.

Mangeri era un "portero bueno"; el anestesista, un "médico dedicado", el masacrador de Hurlingham un hombre "sin estridencias" de quien incluso su madre dice que "algo le hicieron" para que haya hecho lo que hizo. Parecían comunes, pero hicieron lo que hicieron. Psicópatas disfrazados de normales. Al acecho.

Para evitar el pánico, la población, al enterarse de los asesinatos, califica a sus autores de locos, de enfermos. La mente normal no puede concebir que alguien le pegue un tiro en la panza a una embarazada: tiene que estar loco, no hay otra explicación.

Pero el psicópata, en realidad, no es un loco, ni un enfermo mental: es un distinto, tiene una manera de ser distinta. Tiene un vacío de emociones y de sentimientos, carece de amor, de solidaridad, de empatía. Es frío, calculador, egocéntrico y cosificador. Para él los demás no son personas sino objetos, cosas, utilitarios para sus fines. Con mente de estratega va tras sus objetivos sin importarle las consecuencias sobre los demás.

Nada de esto muestra a quienes lo rodean; al contrario, disfraza este hielo interno con una actuación acorde a lo que le exige el medio para no ser descubierto. Puede simular un gran amor, una gran solidaridad, puede clamar por justicia, puede liderar o parecer un ser simple y bonachón. Es persuasivo, incluso fascinador.

Cuando comete un acto psicopático y los vecinos se enteran no lo pueden creer porque "se comieron" el personaje que les armó el psicópata, nunca lo vieron venir.

Un médico rompiéndole la cara a una pareja en medio de una noche de drogas, un vecino que protagoniza la balacera civil más nutrida de la historia criminal argentina con el consiguiente tendal de muertos, un portero que viola, mata y tira a la basura a una adolescente de su edificio?

En primera instancia se cree que estos hechos son puntuales, reacciones del momento, y sin embargo son finales de procesos. Procesos elaborados en las mentes de estos psicópatas que sólo esperan la oportunidad para descargarse con hechos criminales.

¿Se pudieron prever estos actos? No. Porque la sociedad no quiere aceptar que existen los psicópatas, duerme mientras ellos maquinan sus planes depredadores.

Cuando se imponga el debate necesario y se difundan adecuadamente los conocimientos sobre estos seres, entonces sí la sociedad tomará los recaudos adecuados para evitar su agresividad. Así, la población tendrá la educación necesaria para detectarlos apenas muestren sus rasgos y huir de las penurias a las que sería sometida.


19/8/19

Esto es para todas las mujeres que se han perdido por un narcisista

Esto es para todas las mujeres que se han perdido por un narcisista

Esto es para todas las mujeres que se han perdido por un narcisista

¿Alguna vez has estado en una relación con alguien a quien amabas tan profundamente que estabas seguro de que nunca más amarías a alguien de esa manera? Estaba enamorado de esta manera. Desafortunadamente, con un narcisista.


conocermemas.com

Después de que rompimos, yo fui una persona completamente diferente. Todos mis ideales románticos estaban rotos y el mundo entero parecía completamente oscuro y sombrío. Ya no creía en el verdadero amor y la felicidad.

Estaba sola, triste y deprimida. Ya no me sentía como si estuviera a cargo de mi vida. Todo lo que quería hacer era dormir y fingir que no tengo que enfrentarme a la cruel realidad, que la relación ha terminado. Sentí que mis días y toda mi vida se me escapaban de las manos y que era incapaz de hacer nada.

El dolor era muy real, y tardé tanto tiempo en sanar que a veces pensaba que nunca más podría reparar los pedazos rotos de mi corazón. Sin mencionar los pensamientos paralizantes que pasaban por mi cabeza como si nunca pudiera estar emocionalmente estable y lista para amar de nuevo.

Pero nunca fui así, deprimida y triste. Siempre fui una chica positiva y feliz que amaba la vida. Siempre fui optimista y agradecida por todo lo que tengo.

Y entonces conocí a mi narcisista. Y convirtió mi brillante y colorido mundo en un lugar gris y triste. Mi yo previamente equilibrado y emocionalmente estable de repente se convirtió en un lío de depresión y ansiedad. Mi alegre naturaleza fue destruida sutilmente pero a fondo. Me convertí en una sombra de mí misma.

Sí, yo sabía que no era así. Era consciente de que debía dejarlo porque nunca cambiaría. Pero no pude. Y me odiaba por eso. Continuó tendiéndome trampas y su naturaleza encantadora y manipuladora me mantenía intoxicada con negatividad, baja autoestima y dudas sobre mí misma.


La clave era que yo confiaba en él.

Mi alma ingenua y crédula ha confiado en sus dulces palabras. Me aseguró que estaba enamorado de mí de la misma manera que yo de él. Era un conversador sutil e incluso un manipulador aún más sutil. Pero, las mentiras son mentiras, y pronto empezó a romper sus promesas y a romper mi corazón poco a poco.


Pero también me hizo sentir segura (a veces).

Me sorprendió con su nivel de compromiso al principio de la relación. Siempre estuvo ahí para mí. Incluso se estaba esforzando para verme y asegurarse de que todo estuviera bien. Me sentía como si finalmente hubiera conocido a mi Superman.


Cuando estaba con él me sentía completamente a salvo y segura. Pero no me di cuenta de que cada vez dependía más de él. Y eso era lo que siempre quiso. Su plan era seducirme, hacerme confiar ciegamente en él para que dejara caer todas mis defensas para que se saliera con la suya porque mi yo indefenso y vulnerable ha creído en todas sus mentiras.


Realmente lo amaba.


Sí, lo amaba con todo mi corazón y pagué un precio muy alto por ello. Ignoré todas las banderas rojas. Y ellas estaban allí. Él mismo me dijo que tuvo muchas relaciones rotas antes de conocerme. Pero, ingenuamente pensé que conmigo iba a ser diferente. No lo fue, por supuesto.

Era alguien que no podía amar a alguien más que a sí mismo. No estoy seguro de que se amara a sí mismo. Estaba lleno de inseguridades y dudas de sí mismo que proyectaba en los demás. Ganó su confianza en sí mismo y su importancia a través de la admiración de los demás.

Para él, yo era otro objeto que era lo suficientemente bueno como para satisfacer sus necesidades narcisistas y proporcionarle suministros narcisistas. Aprendí por las malas que no se puede cambiar. No puede aprender a amar realmente porque sus emociones (si es que las tenía) eran superficiales.


Me hice prisionera de mi amor por él.


Siempre creí en las almas gemelas. Cuando lo conocí por primera vez, pensé que finalmente conocí a mi alma gemela, la persona con la que debo pasar el resto de mi vida. Así que, cuando empezó a mostrarme su lado malo, no pude dejarlo. Porque, ¿cómo puedes dejar a tu alma gemela? Pensé que de alguna manera todo es culpa mía y que debería esforzarme más por salvar mi relación.

Poco a poco, su crítica constante hizo disminuir mi autoestima. Me insultaba y luego me criticaba por ser demasiado sensible y por no querer hacerme daño, sino por mi propio bien.

Y aún así, seguí arrastrándome hacia él todo el tiempo. Mi pobre corazón no pudo dejarlo ir. Creía crédula que estaba luchando por las razones correctas y que al final me recompensaría con su amor y finalmente tendríamos una relación estable. ¡Qué equivocada estaba!


Me perdí en el proceso de amar a un hombre narcisista.

De una mujer feliz, segura y fuerte, me convertí en una niña ansiosa, deprimida y débil. Creía que no valía la pena ser amada y veía negatividad en todas partes.


Afortunadamente, me las arreglé para reponerme y encontrarme de nuevo.

Finalmente me di cuenta de que estaba pasando por un infierno por alguien que ni siquiera me respetaba ni me amaba. Así que decidí terminar las cosas con él por mi propio bien.

Fue muy duro al principio. Pasó mucho tiempo hasta que empecé a sentirme bien de nuevo. Sin embargo, lo que me mantuvo luchando fue mi determinación de volver a ser la misma de antes. En lugar de seguir siendo un desastre, elegí ser feliz de nuevo.

Poco a poco, paso a paso, fui reconstruyéndome de nuevo. Fue un proceso largo, pero sanador. Me había vuelto aún más fuerte que antes.

¡Sobreviví al narcisista y renací de nuevo en una persona mucho mejor! Me di otra oportunidad de encontrar el amor de nuevo. Y esta vez, con un hombre verdadero y real.

17/8/19

11 señales de que estás saliendo con un narcisista [17-8-19]

11 señales de que estás saliendo con un narcisista

11 señales de que estás saliendo con un narcisista

Su falta de empatía no saldrá a la luz inmediatamente.

belelu.com

Te estás enamorando, sí, pero tienes dudas de alguno de sus comportamientos. La gente no es perfecta, pero ¿no hay conductas demasiado sospechosas?

El narcisismo se define como la admiración excesiva y exagerada que siente una persona por sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes o cualidades.

Los narcisistas son grandes seductores, pueden ser ricos, poderosos, talentosos, inteligentes, encantadores y deseosos de agradar al resto. Suena demasiado bueno para ser verdad, pero la falta de empatía puede irse notando con el tiempo.

El problema es que este tipo de personalidades no tienen dificultades en integrarse al mundo moderno, por ende, encontrarte con alguno puede ser más fácil de lo que crees.

¿Cómo identificarlos? El sitio Get The Guy nos brinda once señales de advertencia:

1. Necesita demasiada atención por sus logros menores

Hace la mayoría de las actividades para que la gente lo anime y le diga lo grande que es, y actúa como un niño si la gente no le da la atención que anhela. Es extremadamente sensible a la menor crítica. La mayoría de la gente quiere que su pareja sea su mejor animadora, pero sólo un narcisista quiere que ésta sea tan ciegamente devota como un fan de Justin Bieber.

2. Egoísta para dar elogios

Un narcisista rara vez te elogiará por tus propios logros o por las partes de tu personalidad que admira. De hecho, es probable que se vea amenazado por tu éxito.

3. Cada historia que cuentas se convierte en una historia sobre él o ella

Estás en medio de contarle sobre una discusión con tus padres, y antes de que te des cuenta, estás hablando de sus problemas de relación con su papá.

4. Envidia

Siente celos horribles de los logros de otras personas, y trata de menospreciar ese éxito. Todos siempre son peores cuando se trata de un narcisista.

5. Falta de curiosidad por ti

Tu mundo interior y tus pensamientos son de interés prácticamente cero y nunca está verdaderamente interesado en conocerte como persona.

6. Toma el crédito, pero evita la culpa

Toma crédito por todo lo bueno, y rara vez se disculpa por algo malo. Comparte sus triunfos con cualquier otra persona, y necesitará probar siempre cómo otros no jugaron ningún papel en sus éxitos.

7. Solo tú eres la de los problemas

Una persona narcisista asume que todos los defectos en la relación deben ser porque eres errática e irracional, no porque haya un error de su parte. Si te molestas, te tildará de emocional, y te hará sentir de alguna manera mal por ejercer injustamente presión sobre él o ella.

8. Ignora tus planes

Tus sueños son desechables y no aparecen en su radar cuando hace planes. Sus sueños, por otra parte, son de importancia de vida o muerte y una obsesión diaria.

9. Hace cosas para alimentar su imagen de sí mismo como una “gran persona”

Sólo hace cosas por ti porque piensa que te hacen más como él/ella o le hacen lucir mejor, no porque tenga interés en tu felicidad. Lo mismo ocurre con sus amigos y personas a su alrededor y siempre evitará a alguien que amenace esta identidad.

10. No te ayudará con tus proyectos

Si tu camino hacia alguna meta está en conflicto con su felicidad y sentimientos de superioridad, te convencerá de no seguirlos. Después de todo, ¿qué son tus proyectos al lado de su búsqueda épica de la gloria y la dominación?

11. Es incapaz de disculparse

No importa lo que haya hecho, siempre encuentra una manera de justificar y explicar por qué en este caso no fue su culpa o una manera de excusarse por haber hecho algo malo. También podría atacarte a ti para defenderse.

15/8/19

4 Frases que los manipuladores usan para hacerte creer que son inofensivos (y cómo responder)

4 Frases que los manipuladores usan para hacerte creer que son inofensivos (y cómo responder)

4 Frases que los manipuladores usan para hacerte creer que son inofensivos (y cómo responder)

conocermemas.com

«La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usarlas«.

– Philip K. Dick.

La mayoría de la gente no se da cuenta cuando están siendo manipulados. Esto se debe a que las personas manipuladoras son buenas en lo que hacen. Tienden a usar ciertas frases que pueden hacerles parecer completamente inofensivos. La mayoría de las personas no se dan cuenta de que estas son las frases distintivas de un abusador – o saben cómo responder cuando se encuentran con ellos. Aquí están las frases comunes que usa un manipulador y cómo detenerlos en su camino.


HE AQUÍ 4 FRASES QUE LOS MANIPULADORES USAN PARA PARECER INOFENSIVOS


1. «MIRA LO QUE ME HICISTE HACER.»


Esta es una de las frases clave que usan los manipuladores. Les hace parecer que no tienen el control de sus acciones. Quieren que pienses que tú eres la razón de su comportamiento. Esta frase puede ser particularmente chocante, especialmente cuando el manipulador ha hecho algo para castigarte por un desprecio percibido contra ellos. Los manipuladores son particularmente aficionados a esta frase porque puede ser usada para controlar a otras personas haciéndolas hiperconscientes de sus palabras y acciones.

¿Cómo responder?

«Yo no te obligué a hacer nada«. La clave es mantenerse firme y dejar que un manipulador sepa que no vas a caer en sus trucos. No tienes control sobre nadie más que sobre ti mismo. Un manipulador tiene control sobre sus propias acciones. No dejes que te engañen para que pienses que no es así. Según Preston Ni, psicólogo, es importante evitar culparse a sí mismo cuando se trata de un manipulador, y asegurarse de mantener la responsabilidad de sus acciones sobre ellos.


2. «ESTÁS ACTUANDO COMO UN LOCO.»


Los manipuladores quieren meterse en tu cabeza y hacer que parezca que no sabes de lo que estás hablando. Cuando tratas de sacar a relucir un problema que tienes, un manipulador suele responder con: «estás actuando como un loco«, o algo similar. También pueden acusarte de ser irracional o insistir en que lo que dices no tiene sentido. Esto es para hacer que usted retroceda, y para enmarcarlos como la persona lógica en el argumento.

¿Cómo responder?

Mantenga la calma y la tranquilidad. Puede que se sienta cada vez más frustrado, pero es importante que se mantenga firme a la hora de responder a esta frase. Exprese su posición de manera clara y calmada y no se deje atrapar para tratar de demostrar que está siendo racional.


3. «ESTÁS PENSANDO DEMASIADO.»

A los manipuladores les encanta usar esta frase para hacer que parezca que cualquier preocupación que alguien tenga es sólo un producto de su imaginación. Si un manipulador hace algo deliberadamente para molestarte, puede decir que lo estás «pensando demasiado» cuando intentas confrontarlos. El reconocimiento de patrones es importante cuando se trata de evitar a los manipuladores, y esta es una de las mayores banderas rojas que hay.

¿Cómo responder?


Esta frase en particular puede ser el comienzo de un manipulador tratando de iluminarte. Si alguna vez le dicen que está pensando demasiado, confíe en su instinto. Diga: «Estoy pensando con claridad y necesito que respondas a mis preocupaciones«. Forzar al manipulador a enfrentarse a sus acciones es un paso clave para responder a su manipulación.


4. «LO SIENTO».
La mayoría de la gente estaría encantada si recibiera una disculpa de alguien que les ha hecho daño. Pero, «lo siento» es la frase favorita de un manipulador. Esto se debe a que un manipulador utilizará la táctica de «atrapar y soltar» cuando se trata de manipular. Una persona manipuladora se disculpará una y otra vez, sin modificar su comportamiento. Pero como siempre se disculpan, parece que están tratando de ser mejores, incluso cuando no lo son.

¿Cómo responder?


«Gracias por disculparte, pero no estoy listo para perdonarte hasta que vea un cambio en tu comportamiento.» Según Preston Ni, poder controlar los límites es clave a la hora de manejar un manipulador. Saber cómo decir «No» le ayudará a mantenerse seguro cuando se trata de responder a la manipulación de alguien. Si alguien no cambia su comportamiento, necesita saber que usted puede ver a través de él.


Reflexiones finales

Los manipuladores conocen las debilidades de sus objetivos. Un manipulador deliberadamente «crea un desequilibrio de poder y explota a la víctima para servir a su agenda», concluye Ni. También saben cómo actuar, y por lo general tienen las cosas correctas que decir para que parezcan más inocentes de lo que realmente son. Ser capaz de responder a frases manipuladoras comunes evitará que te quedes atrapado en la red de un manipulador.