21/4/19

"Si te vas..." - Imagen [21-4-19]



29/3/19

La sutil técnica de manipulación que algunas personas usan para que te enamores de ellas [29-3-19]


La sutil técnica de manipulación que algunas personas usan para que te enamores de ellas
La sutil técnica de manipulación que algunas personas usan para que te enamores de ellas

codigonuevo.com

Lo vuestro parecía una película de Hollywood a lo Pretty Woman o Dirty Dancing. Una noche de verano conoces la persona de tus sueños. Desde el primer momento, cada mirada, cada sonrisa compartida parece reafirmar la idea romántica de que, por fin, has encontrado a eso que muchos llaman ‘alma gemela’. Él/ella te avasalla con sus halagos y atenciones e, incluso, habla de vuestro futuro juntos logrando que te sientas en una nube de la cual nunca desearías bajarte. Vamos, parece que estás ante la definición del futuro padre o madre de tus hijos.

Pero, tras unas semanas o unos meses de relación, las atenciones parecen convertirse en espionaje, presiones y chantajes que te mantienen permanentemente ligado a él/ella y que van inculcando en ti un continuo sentimiento de culpa. Fallar a la personificación del ‘amor verdadero’ sería una traición que te colocaría en el nivel más bajo de tu nueva moralidad. Algo que la otra personas sabe aprovechar para explotar tus inseguridades y dominar la relación aislándote cada vez más de tu entorno (amigos, familia, etc.). Y, cuando ya eres totalmente dependiente, te amenaza con dejarte, deja de prestarte atención o juega con tus celos.

Si te suena lo que acabas de leer es muy posible que seas una víctima del love bombing, una técnica de manipulación emocional que tiene sus orígenes en las técnicas de captación de la Iglesia de la Unificación de Estados Unidos durante la década de los 70. La técnica funcionaba tan bien que, según escribió el psicólogo Dale Archer en un artículo de Psychology Today, este método fue empleado sistemáticamente por personajes como Charles Manson para conseguir que sus seguidores se suicidasen en masa para demostrar su amor por él.

Pero no hace falta irse a estos extremos para darse cuenta de que el love bombing se aplica mucho más y en muchos más aspectos de los que pensamos. Para Archer, el uso consciente o inconsciente de esta técnica de manipulación es, por desgracia, bastante común. El tema es que aprovecha “la necesidad natural de los humanos a sentirnos bien sobre quienes somos y la incapacidad que tenemos de solucionar esto por nosotros mismos”. De hecho, muchas veces las víctimas de esta manipulación son las que se encuentran temporalmente con un bajo nivel de autoestima por circunstancias como un divorcio o perder el trabajo.

“En ocasiones un evento traumático está por detrás del uso del love bombing. Otras veces los motivos están en la propia infancia del sujeto. Pero, sea cual sea el origen, las personas que emplean esta técnica son especialistas en detectar aquellas personas con baja autoestima y lo explotan al máximo”, apunta Archer. Sin embargo, lo mas paradójico de los love bombers es que, como apuntó el psicólogo, ellos mismos son personas con muy baja autoestima que recurren a la manipulación para sentirse protegidos.

En una entrevista con Business Insider, la psicóloga Perpetua Neo señala a los individuos narcisistas como los principales usuarios de esta técnica. “La gente cree que si te sientes atraído por un narcisista es porque tiendes a ser alguien débil o pasivo en tu vida. No obstante, precisamente por su narcisismo tienden a fijarse en personas con grandes logros personales o profesionales”, señala. En otras palabras, si un love bomber consigue dominar a un hombre o mujer de alto valor habrá reforzado su ego todavía más.

Por todo ello, asegura Archer, las personas que son víctimas de esta manipulación no tienen ninguna culpa: “los love bombers son auténticos vampiros emocionales que buscan activamente sus víctimas con el único objetivo de ganarse su confianza, mantener el control sobre ellas, y acabar succionando todas las emociones positivas y felicidad por vivir de sus parejas. De hecho, el término ‘drained’ (vacío, consumido o exprimido) suele ser un término empleado por las víctimas para expresar cómo se sienten”.

Por suerte, la manera de detectar las señales de alerta es relativamente sencilla. El psicólogo recomienda mantenernos razonablemente escépticos con las personas que son excesivamente alagadoras y atentas, que hacen hincapié en la idea de las ‘almas gemelas’ y que comienzan con su juego de adulación desde el principio. Además, recomiendan que los seis primeros meses de relación sean una especie de test tras los cuales analices si has franqueado alguna de las fronteras morales que tu relación debería mantener a toda costa. “Para. Mira. Escucha”, recuerda Archer.

Si por desgracia no has sido capaz de detectar todos estos factores a tiempo, el especialista recomiendo romper completamente el contacto con la persona tóxica. “Bloquéala y déjale claro que sus intentos de escribirte o visitarte serán considerados como una manera de acoso. Los manipuladores muchas veces ven el ‘no’ como un desafío e intentarán lograr su objetivo todavía con más ganas a no ser que dibujes una línea roja muy definida”, concluye Archer. Por último, el especialista recomienda reconectar con tus amigos y familia para cerrar las heridas y pasar página.

24/3/19

El disfraz del psicópata [24-3-19]


El disfraz del psicópata

El disfraz del psicópata

cienradios.com

Alfredo, hoy quiero hablar del disfraz del psicópata. Me refiero al disfraz como simulación de la propia personalidad. Es decir: de cómo algunas personalidades psicopáticas asumen cómo propias características fingidas, casi te diría metódicamente construidas.

Para empezar, aclaremos que cuando hablamos de psicópatas no deberíamos pensar estrictamente en un Hannibal Lecter, el personaje de las novelas de Thomas Harris que interpretó Anthony Hopkins en “El silencio de los inocentes”. No. Hay muchos psicópatas que lejos de comer gente están muy integrados y pueden funcionar perfectamente en la sociedad y hasta cuentan con herramientas para cautivar y lograr sus propósitos.

Lo que caracteriza al psicópata es la manipulación calculada de sus víctimas. El psicópata no siente empatía. No lo conmueven los sufrimientos ni las alegrías ajenas, pero a diferencia de otros trastornos que pueden presentar una baja empatía, los psicópatas son conscientes de esto, los sentimientos no los tocan, pero pueden fingirlos muy bien.

Y de esta forma van construyendo un disfraz para cada ocasión. Como no adhieren a códigos morales ni éticos, construyen normas para sí mismos, en las que no cabe el cuidado ni el respeto a los demás; todo lo contrario: irán valiéndose de herramientas para conseguir usar a quien sea para la propia satisfacción o como un mero escalón para lograr un objetivo.

Por supuesto, existen distintos niveles de intensidad en estas características, y, en ciertos casos, puede aparecer también la violencia y el goce por lastimar físicamente a la víctima.

Veamos algunos puntos comunes a los psicópatas y como construyen este disfraz:


– Son personas con características narcisistas. Esto quiere decir que están completamente centrados en ellos mismos.

– Ya mencionamos la falta de empatía sumada a un egocentrismo exacerbado. Se que cree superior, y jamás revisa sus propios actos, no siente remordimiento. Si se muestra arrepentido o con ganas de mejorar, probablemente sea parte del disfraz: Está calculando cómo caer bien, cómo mejorar su imagen y fingir arrepentimiento en el caso de que se lo descubra y se lo confronte. O sea, va a manipular nuevamente a los incautos que se conmoverán con su nuevo traje de arrepentido.

– Recordemos que el psicópata desarrolla herramientas de convencimiento: mientras una persona le está hablando con el corazón, el psicópata calcula qué decir, se muestra conmovido y sólo para llevar las cosas al terreno de su conveniencia.

– Miente descaradamente: decir la verdad y aceptar las reglas del juego es parte de la vida en sociedad, por lo menos en términos deseables. El psicópata se mantiene al margen, aprovecha la sinceridad y la lealtad de los otros para manipularlos más fácilmente. Él no es leal a nada. Sólo a sus metas.

– Aparecen como irresponsables, aunque quizás lo que ocurre es que las consecuencias catastróficas de sus actos no le importan porque son otros los que las padecen. Para sus propios intereses suelen ser calculadores y sumamente racionales.

– Pueden ser impulsivos o violentos cuando se desatan, pero en general mantienen un particular control de sus impulsos mientras juegan el personaje del disfraz que eligieron. Si optan por el traje del que escucha, es amoroso y comprensivo, no dejarán ver ni un atisbo de iracundia mientras estén en su papel.

– Un disfraz muy frecuente del psicópata es el de la “víctima”. En esto no ahorrará esfuerzos: puede ser víctima de una niñez difícil, de unos padres crueles, de una sociedad infame, de la justicia, de la educación, de los medios, de traiciones pasadas, del orden internacional… lo que sea…. Cualquier argumento servirá para hacerle creer al mundo que es un mártir, que todos estamos un poco en deuda con el psicópata…y nos lo va a cobrar con creces….

– Otro disfraz que lleva con talento es el del “agradable”: puede ser una persona simpática, inteligente, divertida, sensible o conversadora. Se va a mostrar de estas formas para resultar creíble y atractiva para las personas que quiera seducir. Pero siempre estará observando que hacer y qué no para ganar un centímetro más de confianza. Eso es lo que necesita, que los demás crean en él, que piensen que no importa lo que se diga, no importa los rumores, ni las pruebas contundentes que aparezcan. El que cree en un psicópata en realidad compró un disfraz vacío, una hoja que vuela en el viento. Pero cuidado: su talento es hacer que ese viento siempre sople a favor de su perversa voluntad, aunque termine destruyéndonos a los demás.

14/3/19

8 Frases que los manipuladores usan frecuentemente para ocultarse

8 Frases que los manipuladores usan frecuentemente para ocultarse

8 Frases que los manipuladores usan frecuentemente para ocultarse

conocermemas.com

Los manipuladores son individuos que chupan el alma y que agotarán tu energía y amenazarán tu salud mental. Las personas manipuladora piensan en una cosa y sólo en una cosa: cómo beneficiarse a sí mismas. Poco o nada piensan en cómo su comportamiento afecta a los demás.

El acto de manipulación es una herramienta utilizada por los depredadores de la sociedad: los narcisistas, sociópatas y psicópatas que hay entre nosotros. Su objetivo es establecer y fortalecer el control sobre sus víctimas. El tipo más común de manipulación utilizado por estas personas es la manipulación psicológica/emocional.

Según Psychology Today, la manipulación psicológica implica “el ejercicio de influencia indebida a través de la distorsión mental y la explotación emocional, con la intención de tomar el poder, el control, los beneficios y/o los privilegios a expensas de la víctima“.

Usando esta definición, discutiremos los atributos típicos del manipulador, incluyendo cómo se comunican los manipuladores. Parte de esta comunicación incluye frases que los manipuladores usan para victimizar. Finalmente, sugeriremos formas prácticas de tratar eficazmente con una persona manipuladora.

“Los controladores, abusadores y manipuladores no se cuestionan a sí mismos. No se preguntan si el problema son ellos. Siempre dicen que el problema es otra persona.“

Darlene Oulmet


LA PSICOLOGÍA DE LA MANIPULACIÓN

“La manipulación psicológica es un tipo de influencia social que busca cambiar el comportamiento o la percepción de los demás a través de tácticas abusivas, engañosas o deshonestas.“
Wikipedia (fuente)

Las tácticas utilizadas por los manipuladores suelen ser de naturaleza abusiva y explotadora. Con respecto a lo primero, los manipuladores voluntariamente usarán el espacio personal de alguien y usarán la agresividad sucia (agresividad pasiva) en un intento de persuadir a la persona para que haga algo. Los manipuladores explotarán cualquier rasgo de la personalidad de una persona si creen que les servirá. Por ejemplo, las personas de confianza y las que tienen un alto grado de timidez son a menudo objeto de manipulación.

Esta agresividad y crueldad a menudo distingue la manipulación psicológica de la influencia social. La influencia social, aunque también puede implicar apoyos manipuladores, es más bien involuntaria. La manipulación que, por definición, requiere intención.

George K. Simon, autor de numerosos libros de psicología, cita lo siguiente como marco básico para los manipuladores:

  1. Ocultan las intenciones siendo afables y encantadores.
  2. Comprenden las susceptibilidades psicológicas de una víctima potencial al decidir los métodos de engaño a utilizar.
  3. Tienen un cierto grado de crueldad sin reparos en lastimar a la persona si es necesario.


CONDUCTAS Y TÉCNICAS DE MANIPULACIÓN

Después de que el manipulador se haya ganado a su víctima, usará una variedad de comportamientos y técnicas para mantener y fortalecer el control. Los “5 grandes” métodos de control manipulador incluyen:

  • Refuerzo positivo: Expresión superficial de aprobación, elogio o simpatía; la atención, los regalos, el dinero, etc.
  • Refuerzo negativo: Detener un resultado negativo esperado como recompensa.
  • Refuerzo intermitente: Refuerzo positivo ocasional; a menudo usado para crear confusión y duda en la mente de la víctima.
  • Aprendizaje traumático puntual: Es el uso de intimidación inusualmente volátil a través de ira explosiva o abuso verbal que está diseñado para establecer el dominio. La víctima puede sucumbir a las demandas del manipulador por miedo a volver a experimentar este evento.
  • Castigo: Comportamientos diseñados para herir a la víctima, incluyendo arrebatos emocionales y difamación verbal. Ejemplos de castigos incluyen hacer el papel de la víctima llorando o haciéndose el culpable; intimidación, amenazas, juramentos y trato silencioso.


ADEMÁS, SIMON IDENTIFICA LAS SIGUIENTES HERRAMIENTAS Y TÉCNICAS COMÚNMENTE UTILIZADAS POR LOS MANIPULADORES:


  • Creando confusión: Infunden semillas de duda para crear confusión en la mente de la víctima.
  • Negación: No admitir un delito claramente cometido.
  • Evasión: Intentar echar a la víctima “fuera de la pista” dando respuestas vagas y confusas.
  • Fingir ira: Ira fingida empleada por el manipulador para conseguir lo que quiere.
  • Culpa: Crear una sensación de ansiedad y autoduda en la víctima a través de acciones u observaciones hirientes.
  • Mentir: Ya sea a través de la retención de información (mentir por omisión) o abiertamente.
  • Minimización: Afirmar que cierto comportamiento no pretendía ser perjudicial.
  • Proyectar inocencia: reclamar inocencia con respecto a algo que se le hizo a propósito a la víctima.
  • Racionalización: Inventar excusas por un comportamiento inapropiado.
  • Atención selectiva (o falta de atención): Uso del tratamiento silencioso mezclado con la atención ocasional; diseñado para establecer o reforzar.
  • Vergüenza: Infligir un fuerte sentido de duda a través de desprecios y comentarios sarcásticos.
  • Vilificación: Acusar a la víctima de comportamiento abusivo para enmascarar la intención agresiva del manipulador.


FRASES QUE USAN LOS MANIPULADORES

Ocasionalmente puedes detectar a un manipulador por las cosas que dicen. (Sin embargo, tenga cuidado de no estar sobregeneralizando demasiado). Los manipuladores tienden a atenerse a métodos probados y verdaderos, lo que significa que repetirán los mismos comportamientos -en este caso, las cosas que dicen- más de una vez. En este sentido, aquí hay 8 frases que los manipuladores usan a menudo:

1. “NO LO ENTIENDES.”

La forma de jugar para el manipulador es introducir confusión y evasión, ya que éstas les permiten continuar en su camino. Parte de introducir la semilla de la incertidumbre – y mantenerla plantada – implica una comunicación engañosa. Los intentos de la víctima de racionalizar con el manipulador con respecto a su comportamiento venenoso casi siempre son ignorados con una frase evasiva como “no lo entiendes”.

2. “ESTÁS SIENDO DRAMÁTICO/A.”


Ten en cuenta que el drama es el pan y la mantequilla del manipulador, ya que el drama es la fuente de su poder. Los manipuladores escenifican discusiones, mienten, fingen llorar (¡sí, lo hacen!), y clavan el papel de una víctima perpetua. No te equivoques: probablemente no eres tú quien está siendo dramático. Y si es así, probablemente haya una buena razón.

3. “ESTÁS SIENDO PARANOICO.”


Engaño y evasión. Engaño y evasión. Repito. Las afirmaciones de paranoia por parte de los manipuladores no son más que eludir su responsabilidad. Si el mentiroso te acusa de ser paranoico, es probablemente porque estás justo en el buen camino. ¡Quédate ahí y no te vayas hasta que salgan de tu vida para siempre!

4. “NO QUIERO DISCUTIR”.

Sí, lo hacen. Y si no lo hacen, debes estar interrumpiendo al tramposo en medio de una lluvia de ideas sobre su próximo plan malvado. (¡Bien por ti!) Retrocede y piensa en esto por un segundo, ¿de acuerdo? He aquí una persona que ha hecho poco más que crear división y preparar el escenario para una conversación acalorada. ¿Qué razón tienen para no querer discutir? He aquí una razón: no les importa si de hecho discutes. En su mente, siempre pueden volver a arrojártelo a la cara.

5. “ERES DEMASIADO SENSIBLE.”

No, no eres muy sensible. Puedes ser demasiado sensible a los ojos de un manipulador, dado que no tiene empatía, al menos no por sus víctimas. Si lo hicieran, no te estarían diciendo que eres “demasiado sensible”. Cuando oigas esto, haznos un favor a todos y encuentra el objeto más pesado que puedas lanzar con éxito a través de la distancia que te separa de ellos. O mejor aún, simplemente deshazte del escandaloso alimentador de fondo.

6. “ESTÁS PENSANDO DEMASIADO.”


Probablemente sí, pero es probable que haya una buena razón. Por lo general, pensar demasiado no es saludable. Sin embargo, cuando se trata de descifrar los mensajes crípticos de alguien, el pensamiento lógico puede ser constructivo. Al igual que con el número 3: “Estás siendo paranoico”, cuando esta persona afirma que estás pensando demasiado, probablemente indica que lo que estás diciendo es correcto y que se sienten amenazados por tus conclusiones.

7. “SIEMPRE HACES ESTO…”

Cuando un manipulador pronuncia estas palabras, ha ocurrido una de dos cosas: (1) tu “terquedad” se interpuso en el camino de algo que ellos querían, o (2) están tratando de sembrar las semillas de la duda y la culpa. Las exageraciones son una herramienta utilizada cuando quieren sonar como si supieran más que tú. Con toda probabilidad, “Siempre haces esto…” es su manera de decir “Te estás interponiendo en mi camino haciendo lo que quiero hacer”.

8. “YO NO DIJE ESO…”

En caso de que no lo sepas, los manipuladores mienten, mucho. De hecho, la mayoría de las palabras que salen de sus bocas retorcidas son probablemente mentiras. No es ninguna sorpresa, entonces, que cuando los atrapas en una mentira, ellos mienten sobre la mentira. En cierto punto, debes darte cuenta de que este carácter tóxico es un ancla que necesita ser liberada.


MANERAS DE TRATAR CON LOS MANIPULADORES


“Agradece incluso las dificultades, los reveses y la gente mala. Lidiar con tales obstáculos es una parte esencial de la formación en el arte de la paz.“

Morihei Ueshiba, fundador del Aikido (fuente)

Iremos directo al grano. Los manipuladores son personas tóxicas que no deberían estar permitidas en la vida de nadie. He aquí diez consejos para evitarlos o deshacerse de ellos.

  • Reconoce y aprecia tu autoestima. Eres la única persona que tendrás para siempre. Piensa en eso.
  • No sientas la necesidad de dar razones. No se merecen ninguna.
  • Si te falta un sentido de propósito en la vida, consigue uno. Nada apaga más a un manipulador que una persona autodirigida y segura de sí misma.
  • Ignóralos. Todo lo que hacen y dicen, ignóralo. Ni siquiera los reconozcas.
  • Deja de racionalizar su comportamiento. Ves lo que ves, y está mal. Fin de la historia.
  • Encuentra su punto débil, sea lo que sea, y ataca. Usar sus inseguridades para devolverles el golpe les dice que no eres alguien con quien jugar.
  • Aprende a decir que no. A los manipuladores les encanta pedir “favores”. No te rindas.
  • Recuerda: la soledad no es tan mala. Todos pasamos por períodos de aislamiento, lo que puede ser difícil. Sólo recuerda que esos momentos son los mejores para trabajar en ti.
  • Deja de preocuparte por lo que piensen los demás. Esta es sólo una buena regla, punto.
  • Consigue ayuda. Por último, pero no por ello menos importante: no tengas miedo de pedir ayuda. Si te sientes amenazada o maltratada, acércate a alguien.