21/8/18

"Un psicopata es un ser vacio sin consciencia" - imagen




20/8/18

Psicópatas de cuello blanco: entre el delito y el triunfo empresarial [20-8-18]


Psicópatas de cuello blanco: entre el delito y el triunfo empresarial
Psicópatas de cuello blanco: entre el delito y el triunfo empresarial

"No todos los psicópatas están en las cárceles. Hay muchos en los consejos de administración y en los comités ejecutivos de las empresas".

Con esta demoledora frase del doctor en Psicología Robert Hare, el catedrático de Psiquiatría por la Universitat Autònoma de Barcelona Adolf Tobeña comienza en su libro Neurología de la maldad uno de los capítulos más descorazonadores sobre la presencia de individuos con rasgos psicopáticos en el sector empresarial. "Combinan algunos elementos del psicópata peligroso pero tienen cualidades y virtudes que les hacen particularmente buenos para la lucha competitiva de alta exigencia en el ambiente de los negocios", sentencia Tobeña en una entrevista con Evasión.

Desde el indicio de la Gran Recesión de 2008, han sido muchos los ensayos y reportajes periodísticos dedicados a la descripción de este tipo de figuras psicopáticas que han sido calificadas como 'corporativas o de cuello blanco'. Algunos de estos trabajos cifran la incidencia de esta clase de psicopatías en un 3%, cuando la media de la sociedad se sitúa entre el 1-1,5%. Aunque Tobeña desconfía de estos estudios por su juventud y su carácter tentativo, sí que comparte con rotundidad que en los sectores financieros hay una mayor presencia "porque aquellos que tienen ciertos rasgos para ser tiburones sin escrúpulos medran y progresan con rapidez".

Una de las investigaciones a las que hace referencia Tobeña -Corporate psychopathy: taking the walk de Babiak, Neumann y Hare- concluye que el estilo de liderazgo de los psicópatas corporativos les convierte en ejecutivos poco propensos al trabajo en equipo y poco leales pero con una gran visión estratégica, capacidad creativa y de innovación, así como con buenas dotes de comunicación. De hecho, Adolf entiende que en los procesos de selección de estos sectores prima la búsqueda de perfiles con estas cualidades y que se puede dar tanto en mujeres como hombres.


La cualidades positivas de ser un psicópata de cuello blanco


El catedrático de psiquiatría por la Universitat Autònoma de Barcelona explica que este tipo de individuos "son creativos, tienen originalidad, arrojo, ambición, audacia (...) lo que los hacen particularmente buenos para la lucha competitiva de alta exigencia en el ambiente de los negocios". Y añade que "son gente que tiene una enorme capacidad para mentir". Sin embargo, Tobeña va más allá y asegura que aunque les puede repugnar la morbosidad dolorosa, " tienen una reactividad fisiológica cero frente a los enormes perjuicios económicos que causan a los demás". Además, son extremadamente inteligentes, lo que les evita caer en el delito.

La meta de estos psicópatas de cuello blanco es alcanzar las máximas cotas de poder, algo que el autor de Neurología de la maldad define como "la capacidad de que sin necesidad de sugerirlo los demás hagan lo que tú desees e incluso yendo en contra de sus intereses". Y el dinero simbólico que a pesar de su juventud se está posicionando como un elemento de arrastre para "los sistemas de gratificación cerebral tan potente como el sexo más apetecible".

Sin embargo, una de las características más importantes que describen a estos individuos y que permite la perpetuación de la especie es su éxito sexual. El catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona explica que este tipo de personajes atesoran un gran encanto seductor, caen bien de entrada y tienen habilidades en la mirada, la pose o la modulación de la voz. "Tienen carisma básico y eso los hace más peligrosos", sentencia.

18/8/18

Los psicópatas son incapaces de amar a sus propios hijos [18-8-18]

Los psicópatas son incapaces de amar a sus propios hijos


Los psicópatas son incapaces de amar a sus propios hijos

Los rasgos de personalidad tríada oscura (DTP) son el narcisismo, el maquiavelismo y la psicopatía. Estos rasgos se manifiestan en las personas con un excesivo amor propio, una actitud manipuladora y una falta de empatía.

No está claro cuántas personas en la población tienen estos rasgos, pero varios estudios y estimaciones ponen el número entre un 1 y un 10%. A menudo se dice que los DTP tienen una obsesión consigo mismos, y luchan por ver el punto en los sentimientos de otras personas. Debido a esto, sus relaciones son a menudo abusivas y controladoras, los socios románticos son manipulados, utilizados y engañados para creer que están locos, antes de ser abruptamente devaluados y desechados.

¿Los narcisistas "nunca pueden amar a nadie"?

Según Perpetua Neo, psicóloga y terapeuta especialista en DTP, la respuesta es no:

"Narcisistas, psicópatas y sociópatas no tienen un sentido de empatía, no lo hacen y no desarrollarán un sentido de empatía, por lo que nunca pueden amar a nadie", explicó a Business Insider.

Y esto no cambia cuando tienen hijos. No hay un instinto primordial para proteger y alentar a sus hijos, porque no son vistos como una entidad separada, ellos son simplemente una herramienta que está a su disposición: "Los DTP tienden a ver a los niños como una extensión de ellos mismos y una posesión".

Esto es muy diferente del ambiente en el que crecería un niño en una familia saludable, en lugar de ser nutridos y enseñados los caminos del mundo, un hijo de un padre DTP crece sin conocer su propio sentido de sí mismo.

Las personas con estos problemas de personalidad esperan que el niño llene todo tipo de funciones que no deberían tener. Por ejemplo, los narcisistas tienden a ser personas muy infelices, con baja autoestima, por lo que descargar un montón de equipaje emocional innecesario a sus hijos.


¿Los monstruos reproducen monstruos?

Uno teme que los niños de DTP van a crecer y convertirse en su madre o padre. Sin embargo, según el blog NarcissisticMother.com, escrito por la psicoterapeuta Michelle Piper, esto sólo es cierto en la minoría de casos.

Piper escribe que los padres narcisistas odian la idea de que sus hijos crezcan, y quieren evitar que lo hagan el mayor tiempo posible para "seguir acariciando sus egos sedientos pero frágiles".

Una forma menos común de reaccionar de los niños de DTP es creciendo con una "respuesta de asedio", que es cuando se acostumbran a protegerse, haciéndose menos sensibles, aislados y extremadamente independientes. Sin embargo, el comportamiento más común en ellos es la "respuesta de cumplimiento", en la que la persona está acostumbrado a poner sus propias necesidades al lado, y desea complacer a todos los que conoce.

"Los hijos de narcisistas, tienden a tener esta compulsión por servir a otros, ahí es cuando se vuelven completamente empáticos, y son utilizados por más narcisistas y personas tríadas más oscuras en sus vidas".

Así que tu forma de ser a veces depende del sistema familiar en el que creciste.

"Construye tu reputacion y las relaciones" - Imagen


"Construye tu reputacion y las relaciones" - Imagen


17/8/18

Cómo sobrevivir a las relaciones tóxicas [17-8-18]

 Cómo sobrevivir a las relaciones tóxicas

Cómo sobrevivir a las relaciones tóxicas

La crianza y las sociedades narcisistas como la actual fomentan la aparición de personalidades que no logran empatizar con el otro y que solo actúan para un provecho personal. La víctima se siente culpable y le cuesta aceptar que el otro es un "psicópata integrado".


Enamorarse de un psicópata parece la trama de una película, pero según el psicólogo español Iñaki Piñuel, es algo cada vez más frecuente en la vida real.

Piñuel -autor de libros como "Amor zero, cómo sobrevivir a los amores psicopáticos", "Mi jefe es un psicópata", y quien estuvo esta semana en Chile dictando un seminario sobre relaciones tóxicas, organizado por el programa Teen Start- asegura que cerca del 10% de la población es psicópata integrada; "es decir, son personas que tienen la psicología de un psicópata criminal: fría, indiferente, calculadora, oportunista. Pero también son personas tremendamente encantadoras".

Debido a su lado seductor, son individuos que pueden "engatusar" a otros con facilidad. El problema -reconoce- es que es un tipo de personalidad que va en aumento. "En las sociedades narcisistas se ven cada vez más. No es que todos los narcisistas sean psicópatas integrados, pero sí todos los psicópatas integrados son grandes narcisistas".

Para la psiquiatra de Teen Start, Pilar del Río, la forma de criar también juega un rol clave: "Las crianzas en culturas muy patriarcales también lo fomentan. Esta cultura fomenta el sometimiento a la autoridad sin reflexión".

Sacar la máscara


Un psicópata integrado actúa por lo general de la misma forma: "Como es una persona con gran capacidad para seducir, al principio se relaciona como si fuera el alma gemela de su víctima. Suele copiar sus características, suele tener un magnetismo emocional y sensual importantísimo, lo que induce al trance amoroso del otro. Lo bombardea de amor, con cartas, canciones, regalos, etcétera. Esa fase de seducción es terrible, porque condena a la víctima a quedar enamorada", dice Piñuel.

Sin embargo, al poco tiempo se aburren de esa relación, y comienza la segunda fase: "Es la denostación, el maltrato psicológico y mentiras continuas. Son infieles con la pareja y se hacen las víctimas". Y agrega: "Es alguien que vive del otro, de su esfuerzo, su dinero, y deja caer a la víctima cuando ya no hay qué aprovechar. Es una situación de depredación emocional".

Además, cuando la relación termina, para la víctima (que puede ser hombre o mujer) no se trata de una ruptura normal. "Es más bien elaborar un duelo sin cadáver: la persona que ha muerto es la personalidad que creó el psicópata. Entonces es estar viendo a la misma persona, pero quien te enamoró, que te sedujo, ya no existe. Las víctimas suelen producir cuadros de estrés postraumático", dice Piñuel.

"Cuando los psicópatas integrados se sacan la máscara, la persona que estuvo involucrada en la relación tóxica termina por no saber qué creer. 'De quién me hice mejor amigo, socio -porque no siempre se trata de parejas-'. Además, es muy complejo asumir la realidad. Reconocer que estuviste en una relación que te hizo mucho daño. La persona tiende a sentirse culpable", dice la doctora Pilar del Río.

Para salir de este tipo de vínculo, la terapia es esencial. "Yo lo comparo con el sobrepeso. Muchos te dicen que es cuestión de cerrar la boca, y no es así. La persona ha comido mucho, por miles de razones. Y en las relaciones es lo mismo. Te dicen que no sabes elegir o que eres muy ingenuo. Pero hay que ver desde dónde viene esto, qué te pasó a ti que te mantuviste en esa relación", explica Del Río.

Sin embargo -agrega-, también hay que aprender a reconocer las señales de alerta. "La primera tiene que ver con personas que se enojan o reaccionan con rabia cuando se les ponen límites. Por ejemplo, si tú le dices que no te gusta que te dejen esperando, esta persona te va a decir que eres una exagerada. Otra es que lo que dicen no se condice con lo que hacen. Hacen promesas de cosas que después no cumplen, pero no reconocen sus errores. La culpa siempre la tienen otros".

Hacer continuamente promesas del futuro es otra clave. "Uno tiene que relacionarse con la persona de hoy. Porque las relaciones tóxicas siempre te prometen un futuro mejor. 'Estoy haciendo una súper buena apuesta de negocio. Estoy endeudado hoy, pero dame plata, y mañana tendremos un futuro bueno'", ejemplifica Del Río.

Aislar a la persona de su círculo e intereses con la excusa de querer tener más tiempo con ella, y la existencia de conductas agresivas o de riesgo, con la promesa posterior de que no volverán a repetirse, son otros rasgos. "La persona va aceptando cosas que normalmente no haría".