22/5/19

MÉTODO DE PIEDRA GRIS PARA TRATAR A UN PSICOPATA

MÉTODO DE PIEDRA GRIS PARA TRATAR A UN PSICOPATA

MÉTODO DE PIEDRA GRIS PARA TRATAR A UN PSICOPATA

Por evolucionconsciente.org


Cuando el contacto cero no es posible: contacto mínimo y método de la piedra gris.


La forma más exitosa para no reincidir en una relación con tu ex psicópata o narcisista y así evitar que te provoque heridas cada vez más profundas es a través del “contacto cero” propuesto por muchos especialistas en el tema. Al no tener contacto de ningún tipo (esto incluye evitar mantenerlos en tus redes sociales como Facebook o Twitter) no podrán manipularte ni confundirte con sus mentiras y tampoco sentirás la urgencia de su contacto físico.


Pero no todos pueden mantener contacto cero.

Los que tienen hijos y comparten su crianza (eso es una forma de decir ya que los padres o madres con desórdenes de personalidad cluster B no se preocupan por sus hijos) tienen que forzosamente verlos. Aquellos que están litigando por daños o violencia tienen que escuchar sus mentirosas declaraciones en juzgados. Los que trabajan con ellos tienen que lidiar con sus trampas y difamaciones continuas. En estos casos las estrategias posibles a combinar son: contacto mínimo y el método de la piedra gris.


El contacto mínimo consiste en evitar situaciones cara a cara o por teléfono con el sociópata.


Por ejemplo: tratar de arreglar por correo electrónico los horarios de visita de los niños o que cuando él llegue a recogerlos lo espere un abuelo o una tía. En el trabajo el contacto mínimo puede lograrse manejándose por escrito (y si es posible con copia a otras personas a las que puedas confiar la información), evitando el contacto a solas y defendiéndose de las habladurías recurriendo, no a explicarse a si mismo frente al club de hipnotizados del psicópata, sino frente a las autoridades pertinentes (Recursos Humanos o incluso la Gerencia General).

De más está decir que es necesario tratar de documentar toda situación extraña o delictiva que se genere ya que la idea es poder accionar legalmente si el daño o la difamación fueron muy lejos. Para esto toda la evidencia que hayas podido recolectar sirve. Si te encuentras en una etapa judicializada, trata de que las comunicaciones cursen mayormente por medio de los abogados.

El método de la piedra gris se basa en el conocimiento de la personalidad psicopática y narcisista.

Ellos no poseen emociones por lo tanto tampoco gozan de una rica vida interior. Se aburren mortalmente en soledad. Es por eso que necesitan crear situaciones de alto dramatismo y obtener estímulos constantes que encuentran en el engaño y en la manipulación. Les fascina que respondamos a sus provocaciones y mentiras. /Necesitan sentir que te logran sacar de tu centro./

La idea de esta estrategia es que te conviertas en la persona más aburrida y gris que puedas. No respondas a sus insultos y provocaciones, no le cuentes nada de nada, que tus palabras sean solo mínimas y neutras. A medida que él/ella se dé cuenta que contigo se aburre y no obtiene la excitación de las situaciones extremas y dolorosas buscará otra presa que le resulte más atractiva. Cuando se tienen niños en conjunto trata de desviar la atención hacia los temas más domésticos posibles como horarios de colegio o problemas con el plomero.

Nunca le muestres las cuestiones que más te preocupan de los niños (por ejemplo no le menciones que tienen pesadillas o inseguridades con respecto a su grupo de amigos ya que él/ella utilizará ese conocimiento para manipularlos, probablemente en tu contra). Básicamente el método de la piedra gris es una especie de *“reacción cero”*.

Recuerda que una vez que tus hijos hayan crecido, hayas terminado el litigio judicial o finalmente hayas encontrado otro empleo tu meta deberá ser el *“contacto cero absoluto”*

Es liberador poder volver a tener una vida libre de toda influencia psicopática.

20/5/19

CONTACTO CERO CON UN PSICÓPATA NARCISISTA

CONTACTO CERO CON UN PSICÓPATA NARCISISTA

CONTACTO CERO CON UN PSICÓPATA NARCISISTA

Como salir de una relación tortuosa si he detectado que mi “pareja” es un psicópata narcisista con el Contacto Cero.

Por evolucionconsciente.org.-Shiva Shakti Omnamah

Los primeros pasos para salir de la relación con un psicópata o narcisista.

Lograr salirse de una relación con un sociópata, psicópata o narcisista es una tarea casi heroica. Primeramente, es difícil abrir los ojos y confirmar que estabas viviendo en una mentira. Y en segundo lugar, si eres su pareja, hijo, colega, amigo o amante no querrá desprenderse de ti hasta que te haya usado todo lo posible. En algunos casos, como el de esposas o hijos, el psicópata no querrá perder la fachada de normalidad que éstos le brindan a sus vidas. Ellos no se esforzaran en darles algo especial a cambio sino más confusión, engaño y el socavamiento de sus sueños. Solo volverán a poner algo de cuidado en sus relaciones cuando perciban que sus familiares comienzan a fortalecer su autoestima y a fantasear con una vida independiente. Es entonces cuando vuelven a la carga con “conversaciones profundas”, regalos, pedidos de perdón, juramentos de cambio, etc.

Si ya te ha descartado (la tercera etapa en su ciclo eterno) tampoco te será sencillo no volver a buscarlo durante la etapa de la disonancia cognitiva. En este momento no podrás verlo pero te ha hecho un favor enorme al dejarte. Piensa que hay gente que llevó vidas miserables con estos seres por veinte y treinta años. Sea cual fuere tu situación aquí te ofrecemos algunos consejos para correrse de su mira:

  • Lee todo lo que puedas sobre el tema: encontrarás patrones de conducta comunes que te darán la certeza que necesitas. No estás imaginando cosas. Confía en tu intuición y en la ciencia.
  • Cuando te acuse de lo que él/ella hace, tranquilamente dile que no aceptarás esas acusaciones ya que son meras transferencias de su mal comportamiento hacia ti.
  • Te pedirá que lo mires a los ojos profundamente. Te dirá que te está diciendo la verdad (ya que no parpadea) y que te ama. No lo hagas, esquívale la mirada, concéntrate en su boca. Hay investigadores que consideran que los psicópatas tienen una mirada hipnótica y perturbadora que confunde hasta al más experto. Recuerda también que la gente normal parpadea mucho o se toca la nariz cuando miente pero ellos pueden hacerlo sin dejar rastros físicos que los delaten.
*INSISTIMOS QUE EL CEREBRO DE ESTAS PERSONAS PRESENTAN DIFERENCIAS ESTRUCTURALES CON RESPECTO A LAS PERSONAS QUE SÍ TENEMOS CONCIENCIA
  • Saben llorar de maravillas. Aprender a imitar. Hay casos en que se anotan en clases de teatro para potenciar su talento embaucador natural. No te sientas culpable si dicen sufrir cuando ya no les quieres prestar más dinero, si los dejas o si decides que llegó la hora de que él /ella se cuide solo/a y tu hagas por fin tu vida (los hijos de narcisistas y sociópatas viven sintiéndose culpables, con un dolor emocional difuso y pensando que sus padres realmente son las victimas de la situación)
  • Corta el teléfono, bórrate de las redes sociales, vete por unos días a casa de algún amigo o familiar para nutrirte de nuevas opiniones y formas de vida. Cuando dejas de oír su voz en tu cabeza y miras alrededor te das cuenta que sí existen hombres y mujeres cariñosas, leales y que respetan tu integridad y tu libertad.
  • Si eres su pareja tendrás días en que recuerdes la primera etapa de bombardeo amoroso. Querrás volver pensando en recuperar esa magia. O tal vez creas que solo él pueda mitigar el dolor que te ha causado. Necesitas su contacto físico. Es normal. Producen una adicción química, una compleja maraña de neurotransmisores y hormonas. NO LO CONTACTES. La magia no volverá nunca. Te castigará con más abuso emocional porque te atreviste a desafiarlo. Con respecto al deseo del amor piensa en vivir de un día por vez (o de una hora por vez). Prémiate con otros placeres: cómprate algo bonito, haz ejercicio físico, empieza un curso de algo que te guste. Medita e infórmate sobre técnicas de mindfulness. A los tres meses te garantizamos que ya no tendrás esa urgencia de contacto (si has cumplido con el contacto cero). Para ese entonces estarás demasiado furiosa atando cabos de sus traiciones y manipulaciones como para querer tenerlo en tu cama nuevamente. Atravesarás la etapa en la que se toma contacto con todas las emociones reprimidas y desplazadas. Eso es bueno. Estás un paso más cerca de la libertad absoluta.
  • Si se enfurece y te acosa no dudes en denunciarlo. Pide una orden de restricción en la justicia. Advierte a tus familiares y amigos.
  • Si el psicópata es tu colega o jefe en el trabajo te recomendamos leer las entradas”método de piedra gris, cuando el contacto cero no es posible”

18/5/19

Dejar de hablar a alguien como castigo


Dejar de hablar a alguien como castigo

Dejar de hablar a alguien como castigo


lamenteesmaravillosa.com.-Edith Sánchez

El silencio a veces cumple la función de castigo. Dejar de hablar a alguien es una salida a la que muchas personas acuden para “expresar” su enfado, su inconformidad o sus reproches. Ahora bien, ¿de verdad resulta eficaz este método para superar un problema o lograr que alguien cambie? ¿Qué implicación psicológica tiene la decisión de evitar las palabras cuando hay un rencor que arde?

Establecer un diálogo con alguien no es fácil, en especial si hay un conflicto que no parece tener vías de solución. Ahora bien, si en lugar de abordar el tema directamente lo que se hace es dejar de hablar al otro, lo único que logramos es introducir una tensión adicional. A la disputa no resuelta se suma un limbo que puede llegar a ser una verdadera incubadora de veneno.

“Habla para que yo te conozca”.

-Sócrates-

Muchos, sin embargo, no tienen ningún interés en resolver el conflicto mediante el diálogo. Lo que desean es que el otro se someta a su propio punto de vista. Entonces utilizan el silencio como castigo, para que el otro se doblegue. Estamos cómo no ante una actitud infantil que no resuelve nada. Eso sí, proporciona una gratificación egoísta.


Las razones para castigar con el silencio

Tal y como dijo una vez el músico Miles Davis, «el silencio es el ruido más fuerte». Servirnos de esta dimensión es un recurso habitual entre muchos de nosotros. Ahora bien, no siempre lo hacemos con el fin de castigar a alguien. A veces, recurrimos al silencio como recurso para no discutir más. Entendemos que hay conflictos que no dan más de sí, y para no agravarlos, para no avivar más el fuego nos valemos de él para poner un final. En este caso, es una estrategia adecuada.

Ahora bien, la persona que deja de hablar como con el fin de hacer daño a otros, lo hace porque no tiene otros recursos psicológicos para lidiar con la situación. El silencio es su respuesta por varias razones. Veámoslas a continuación.

El silencio como estrategia para gestionar el conflicto

Los perfiles que hacen uso del silencio como artimaña para manejar los problemas y las diferencias, suelen pensar lo siguiente:

  • Es mejor dejar de hablar a una persona que participar de una discusión en la que se intercambien insultos.
  • Esa persona con la que tengo una diferencia/problema no me entiende. Por más que le pido que cambie, no me hace caso. Entonces, es mejor no decir nada porque, ¿para qué?
  • Tiene que disculparse conmigo por lo que me hizo (o me dijo, o no hizo, o no dijo). Hasta que no lo haga, voy a dejar de hablar.
  • Para qué hablar si siempre llegamos al mismo punto. Mejor dejar de hablar para ver si entiende que no voy a ceder.

En todos los casos se afirma que el silencio es la mejor opción para tramitar el conflicto. Por una razón u otra, la palabra se ha mostrado ineficaz. Se acude entonces a la decisión de dejar de hablar a alguien para que esto sea asumido como un castigo y, en consecuencia, el otro reconsidere su actitud. De todo ello se desprende sin duda una gran inmadurez emocional.

Dejar de hablar, un recurso habitual en la manipulación emocional

Un silencio puede tener multitud de significados. Algunos de ellos son realmente violentos. Dejar de hablar a alguien es asumir una actitud pasivo-agresiva. Esto quiere decir que se está violentando al otro, pero de manera implícita. La mayoría de las veces este tipo de actitudes son tanto o más nocivas que la agresión directa, y lo son porque el silencio se convierte en un vacío que es susceptible de cualquier tipo de interpretación.

El silencio que se dosifica, otra forma de maltrato

Esta es otra dinámica bastante común que reconoceremos al instante. Hay quien nos deja de hablar durante unas horas, quien vuelve la cabeza cuando le dirigimos la palabra. Son personas con las que convivimos y que de pronto, eligen hacer como si fuéramos invisibles. Esta conducta infantil, por curioso que nos resulte se da con excesiva frecuencia.

Lo que se pretende con ello es lo siguiente: combinar el «ahora te quiero»/»ahora me alejo», el «ahora te hago caso»/»ahora te hago el vacío». Con ello, despliegan un tipo de incertidumbre emocional que desgasta y que corroe. Ahí donde solo uno pauta la comunicación y el trato, donde solo el manipulador controla los tiempos para ejercer el poder sobre el otro.

Como podemos ver, pocas estrategias pueden ser tan dañinas como hacer uso del silencio como forma de castigo. Porque esta dimensión, y el hecho de dejar de hablar a alguien alarga distancias. Y la distancia no suele ser un buen aliado para la comprensión o para restaurar lazos rotos o dañados. Por el contrario, contribuye a ahondar las diferencias.


Por otro lado, dejar de hablar a alguien puede funcionar momentáneamente. Se impone el castigo y el otro reacciona: vuelve para disculparse, prometerte cambios o hacer lo que tú quieres. Sin embargo, a largo plazo también termina incubando pequeños rencores que pueden crecer. El silencio rara vez resuelve el conflicto de fondo o da paso a su resolución, solo lo encubre.


Las sanas funciones del silencio

Es cierto que a veces es mejor callar. Cuando estamos muy exaltados, por ejemplo. La ira hace que exageremos y nos preocupemos más por herir al otro que por expresar realmente lo que pensamos o sentimos. En esas condiciones nada mejor que dejar de hablar mientras recuperamos la compostura. Bajo esas circunstancias, se trata de una decisión inteligente.

En cambio, dejar de hablar para castigar o propiciar que otra persona “se rinda” como hemos dicho, rara vez trae buenos resultados. A veces nos enfrentamos al reto de expresar nuestra ira o nuestro enfado, pero sin herir al otro. La salida no está en dejar de hablar, sino en buscar y encontrar los medios para tender puentes hacia la comprensión. La ausencia de palabras puede hacer que el otro ceda, lo que no significa que el conflicto desaparezca. Por otro lado, también puede pasar que el otro no lo haga y que lo que en un principio era un copo de nieve se trasforme en una bola.

Quizás lo necesario sea buscar mejores condiciones para conversar. También una forma diferente de expresar nuestra inconformidad. Cambiar el espacio rutinario por otro más cálido y amable a veces contribuye a que la comunicación se renueve. Hablar desde el corazón, siempre remitiéndote a lo que tú sientes y no lo a lo que supones que siente el otro es una fórmula que no suele fallar. Inténtalo.

16/5/19

3 juegos mentales que los hombres narcisistas usan para obtener lo que quieren de una mujer [16-5-19]

3 juegos mentales que los hombres narcisistas usan para obtener lo que quieren de una mujer


3 juegos mentales que los hombres narcisistas usan para obtener lo que quieren de una mujer


¿Sientes que él hace esto contigo? Cuidado, no es amor y cuando obtenga lo que desea... se irá.

Para muchas mujeres los hombres narcisistas resultan muy encantadores, por las mismas características que los distinguen, como lucir atractivos para atraer las miradas y así obtener audiencia. Por ejemplo, los hombres así tienen mucha confianza en sí mismos y esto resulta encantador para mucha gente. De hecho, hay mujeres que si no las abandona el narcisista, pueden estar toda la vida con él pensando que son felices. Piensan: "Si él es tan maravilloso y me escogió como su pareja, ¡es porque yo también lo soy!", asegura el psiquiatra Luis Risco.

El narcisismo es un trastorno de la personalidad en el cual los pacientes tienen fuertes complejos de inferioridad, pero hacia afuera se comportan de manera arrogante y autocomplaciente. De acuerdo con un estudio realizado por la revista Journal of Psychiatric Research, un narcisista tiende a la manipulación y a la mentira porque tiene una tendencia psicópata, por lo que se vale de tres juegos mentales para conseguir sus propósitos.


1. Juegos histriónicos

Son propensos a inventar una historia y, con el fin de que te creas todo, son capaces de actuar hasta el mejor melodrama si es necesario, con tal de conseguir su objetivo. Pueden resultar los mejores actores y trasmitirte lo que quieran: confianza, tristeza, lástima, etcétera. Por lo regular, se inclinan más a presentarse como una víctima para lograre tu compasión (chantaje emocional) y con ello poder atraparte de una manera más sencilla y segura.


2. "Eres afortunada"


Son personas que siempre están cuidando su aspecto físico, por ello, cuidan en llevar una dieta balanceada, procuran ejercitarse para tener un cuerpo atractivo, se visten bien, son limpios, cuidan su andar, su forma de hablar y hasta lo que dicen, para ser el centro de atención en donde se encuentren. Por todo lo anterior, te hacen ver que tener a un hombre así -como él- a tu lado, debe hacerte muy dichosa pues muchas mujeres quisieran tener a alguien así y, ¡tú eres la afortunada!


3. Es complaciente


Esta es una de sus estrategias más comunes para poder conquistar de manera que no te percates: se va a mostrar como el príncipe azul que toda mujer ha soñado alguna vez, llenándote de atenciones y detalles. En un principio, te van a llenar de halagos al extremo, va a exagerar tus virtudes, es más, será propenso a inventarte hasta atributos que no tienes. Todo lo que eres como persona y tus habilidades van a ser exageradas por él, solo con el fin de conquistarte.

La psicóloga Peg Streep, autora de Psychology Today, asegura que el narcisista requiere tener relaciones sentimentales pero de preferencia de poca duración y sin compromisos, para poder tener otras relaciones que cubran sus necesidades; en ocasiones algunos suelen tener dos relaciones al mismo tiempo.

Por esto mismo, optan por conquistar a toda costa a la persona que les llama la atención y luego la abandonan, sin advertir qué tanto lo aman. Así que si tienes alguna sospecha de que estás conviviendo con un narcisista, hazle caso a tu instinto y aléjate de él, si no quieres tomar el riesgo de enamorarte de una persona que jamás te va a querer como le quieres tú.